NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 27 de mayo de 2012

Solemnidad de Pentecostés: Aire



Había una vez un escultor que después de más de un año de trabajo dio por terminada su obra. Aquel bloque de mármol se había convertido en dos extraordinarias esculturas que representaban a un hombre y a una mujer. Aunque recibió todo tipo de felicitaciones él no se encontraba muy conforme con su obra pues veía que le faltaba algo. Tras mucho pensar se dio cuenta de que lo que pasaba es que ambas esculturas no podían hablar. Él pensaba que solo estarían terminadas si lograba que se comunicasen. Pero todos sus intentos fueron inútiles y al final se dio por vencido.

El evangelio de hoy nos dice que Jesús exhaló el Espíritu sobre los discípulos al igual que hizo el Creador con el primer ser humano. Con este gesto comienza pues a partir de ahora la nueva creación, los discípulos pasan a ser hombres nuevos y se lanzan automáticamente a dar testimonio de la resurrección, pues la paz está con ellos y los acompaña. Pero las resonancias con el Antiguo Testamento las encontramos también en la descripción de la venida del Espíritu Santo que nos ha ofrecido san Lucas en la primera lectura de los Hechos de los apóstoles. El Espíritu llega en medio de viento y fuego, al igual que Yahvé se presentaba en el Sinaí. El Espíritu lo llena todo igual que el viento, y lo enciende todo como el fuego. Todos comienzan a hablar en lenguas pero no como en Babel sino que aquí hay una unidad, un código común: el amor que nos capacita para el diálogo y el encuentro. Es este encuentro una dimensión muy importante ya que el Espíritu hace que sea posible la unidad en la diversidad, como nos dice san Pablo en la segunda lectura de hoy. El Espíritu no entiende de diferenciación pero sí de diversidad ya que a todos llena y comunica su fuerza de amor. La Iglesia nos une a todos por medio del bautismo aunque cada uno desde nuestra condición particular realicemos distintas funciones, distintos servicios a la comunidad. El Espíritu no adocena ni enjaula sino que es fuente de vida, de libertad y de amor a Dios y al prójimo como imagen suya. En Pentecostés, el Espíritu respeta las lenguas y los pueblos, no queramos ahora nosotros unificarlo, implantar un pensamiento único, pues echaríamos al Espíritu. Hemos de saber vivir con la diferencia desde el respeto mutuo y el diálogo constructivo, dentro y fuera de nuestra Iglesia.

El Espíritu ha sido el gran olvidado de la historia de la Iglesia pues parecía reservado a la jerarquía y a un exclusivo grupo de personas dotadas de cualidades especiales. Pero el Espíritu está ahí, en medio de la vida y del mundo, creando y recreando todos los espacios donde aparece la debilidad. Es un Espíritu de vida. Nosotros hemos de acoger al Espíritu, que se derrama continuamente sobre nosotros, como quien acoge un don precioso. Nunca tenemos que dejar de pedirlo pues no es algo nuestro sino un regalo de Dios. La oración es el momento privilegiado para acoger el Espíritu pero también lo recibimos en los sacramentos, como un verdadero don de Dios.

Hoy, último día de la Pascua, es el día del Espíritu: el Espíritu de Dios llenó la vida de Jesús; así vivió para los demás, para todos; y nos mostró el verdadero rostro de Dios. Jesús nos ha entregado su Espíritu: nos hace hijos de Dios y nos capacita para ser continuadores de su obra. Celebramos también el día del apostolado seglar y de la acción católica. Como bautizados debemos dar testimonio de nuestra fe en medio de la humanidad, por medio de palabras y sobre todo de obras. Que no nos quedemos en el discurso fácil de piedad rancia sino pasemos a una acción solidaria, sensible, abierta y caritativa en nuestro entorno más cercano, dispuestos al encuentro y al diálogo. De ese modo nos convertiremos en esa creación nueva y dejaremos de ser esculturas del mejor mármol. Dice san Agustín: Si queréis recibir la vida del Espíritu Santo, conservad la caridad, amad la verdad y desead la unidad.

Roberto Sayalero Sanz, agustino recoleto. Colegio San Agustín (Valladolid, España)