NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 5 de febrero de 2012

Domingo V del tiempo ordinario: El mal nos sigue interpelando


Publicado por Entra y Verás

Por más que ha avanzado la investigación, todavía no se ha encontrado una explicación ni tampoco un antídoto eficaz frente al problema del mal. Se han dicho muchas cosas, se ha derramado mucha tinta, ha habido no pocas controversias y también se han dicho, y se siguen diciendo, muchas burradas por parte de filósofos, teólogos y de no pocos predicadores y directores espirituales, como si Dios no tuviese otra cosa que hacer que mandar calamidades, castigos y amenazas. Quien esto dice y sostiene, desconoce el evangelio y está hablando del Dios de otra religión que quizá enriqueció a muchos pero que desde luego no es el que anunció Jesús. Lo cierto es que el mal es un misterio que nos desborda totalmente. Las experiencias límite a que nos somete nos dejan sin palabras. Y aquí la penicilina de la piedad se queda insuficiente. Es necesario ver a Dios, sentir su presencia. Pero eso es algo personal.

Seguramente que en algún momento o quizá lo estemos viviendo ahora, todos nos hemos sentido como Job. Todo se nos pone en blanco y negro y contemplamos la realidad desde el cristal empañado por nuestras propias lágrimas y pesares. En las experiencias límite, de soledad, dolor, desesperación, como la que vive Job, Dios también se manifiesta de una forma nueva y diferente. La experiencia de Dios es entonces mucho más personal que nunca aunque quizá no coincida con la que nos habían dicho ni los amigos, ni los libros, ni el cura de turno. Pues el problema que tenía Job no era de tipo racional sobre la existencia o no de Dios si no de llegar a experimentar su propia finitud y pequeñez frente a la grandeza de Dios. Y eso no se lo habían contado y, aunque se lo hubiesen contado, no deja de ser algo experiencial que todos estamos llamados a vivir para poder exclamar como Job: Sólo te conocía de oídas, ahora te conozco de verdad. Pero claro esto no quiere decir que en este tipo de situaciones pidamos consejo, si somos quienes padecemos o eludamos la responsabilidad de acompañar a quienes sufren.

En esta misma línea podemos afrontar el evangelio de este domingo y los que nos esperan en los siguientes domingos. Marcos quiere presentar a su comunidad a Jesús como un hombre que trae la alegría, la Buena Noticia, la salvación por el hecho de estar lleno del Espíritu Santo. Y eso no lo hacía con palabras huecas sino acompañado por las obras. Hoy presenciamos, lo que podíamos llamar en lenguaje coloquial, un día de trabajo de Jesús. Vamos a quedarnos con dos detalles. El primero el del final del relato, Jesús trae un mensaje universal, todos deben compartir su alegría por eso huye de las aclamaciones y los honores. Otro aspecto es el de la curación de la suegra de Simón en la que Jesús se revela como presencia sanadora o sanante y una vez liberada de la enfermedad, la suegra comienza a servirles como expresión de agradecimineto y de quela vida sigue igual. El motivo de que este hecho haya pasado a los sinópticos se debe a su relación con Pedro y la lectura postpascual que se hace y que es la que verdaderamente nos sirve a nosotros, para ver en Jesús una fuente de vida y salvación.

Ante el inefable problema del mal tenemos que tener presente la actividad de Jesús que supuso una bocanada de aire fresco; un auténtico paraíso en medio de las dificultades y las pruebas. Para ello se metió en los infiernos de la época, allí donde reinaba la desesperación y la falta de horizontes. Nosotros, seguidores de Jesús tenemos que continuar ese anuncio y estar cerca de aquellos que andan flojos de esperanza e ilusión para ayudarles a descubrir el rostro del Dios que se arrodilla, y hace que vuelva a brotar la vida. El milagro de la vida lo seguimos llevando entre manos.

Roberto Sayalero Sanz, agustino recoleto. Colegio San Agustín (Valladolid,