NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 11 de febrero de 2012

ORACIONES para la EUCARISTÍA: ENTRAÑAS DE COMPASIÓN / MANOS NUEVAS


Publicado por Fe Adulta

Acción de gracias

Te dirigimos, Padre Dios, esta humilde oración,
en nombre de nuestra comunidad, para agradecerte
todo lo que has hecho por nosotros.
No quisiéramos reincidir
en esas viejas y equivocadas imágenes de Ti,
que te hacen lejano, controlador, justiciero,
que en todo caso favoreces a tus elegidos.
Nos avergüenza seguir haciéndote culpable
de todos los males que sufrimos.
Proclamamos que eres un Dios bueno,
que nos amas a todos por igual,
y creemos que nos necesitas
para erradicar los males de este mundo.
No debemos pedirte milagros, no eres Dios de rogativas,
los problemas de la gente son cosa nuestra.
Bendito sea tu nombre, Señor.
Gracias por la vida,
gracias por vivir en todos los seres humanos.
Nos alegra el alma decir en tu honor este himno de gloria.
.
Memorial de la Cena del Señor

Gracias, una vez más, Padre,
por haberte manifestado en Jesús de Nazaret,
que pasó por este mundo haciendo el bien
y haciéndolo todo bien.
Es tu humana encarnación,
por eso, conociéndole, te conocemos a Ti,
siguiéndole, hacemos causa común contigo
para la implantación de tu Reino.
Asumimos el fuerte compromiso de imitarle,
aunque nos lo ha puesto difícil.
A Jesús lo vemos siempre liberando de ataduras
a los que se le acercan,
ayudando a los más necesitados,
interesándose por los pobres y oprimidos,
conviviendo con todos, sin acepción de personas,
valorando el corazón de cuantos se le acercan,
predicando la supremacía del hombre frente a la norma
y frente a la tradición.
Jesús no se arredró ante las amenazas
y siguió adelante con su misión.

Invocación al Espíritu de Dios

Este es el buen testimonio de la vida de Jesús.
Envíanos tu Espíritu, Padre, para poder vivir como él.
Hemos llenado este mundo de calamidades,
tenemos que aceptarlo,
nuestro primer deber es abrir los ojos
y no mirar para otro lado.
Hacemos guetos de marginados,
cuando no los expulsamos del país.
Cerca y lejos, en todas partes,
muchos hermanos están pasando hambre.
No podemos contentarnos, Dios y Padre nuestro,
con rezarte cada domingo.
Tenemos que apoyar la paz y el entendimiento
donde haya conflicto y guerra,
Tenemos que provocar la alegría y sembrar esperanza,
solucionando los problemas reales
de los que sufren injusticias y pobreza.
Haz que se nos conmueva el alma,
que nos salga de dentro ayudarles.
Te damos gracias, Señor,
porque inspiras y motivas a mucha buena gente
que luchan por tu Reino en parroquias, misiones y ONGs.
Anímalos, que no se sientan cansados y no desfallezcan.
Unidos a la gran comunidad universal
que desea y espera un mundo más justo y solidario,
brindamos en la esperanza de hacerlo posible entre todos.
Por Jesús tu hijo y hermano nuestro.
AMÉN.

Rafael Calvo Beca

----------------------------

MANOS NUEVAS

Vengo a tu casa y taller
de artesano y alfarero
en busca de unas manos nuevas.

Éstas que tengo y ves ya no sirven
para lo que Tú me sugieres y propones
ni para lo que yo siento y te prometo.

Quiero saber si pasando por tu casa y taller
puedo recuperar la movilidad de mis dedos
y el tacto y sensibilidad tan necesarios en todo tiempo.

Quiero saber si puedo empezar otra vez,
trabajar otra vez con mis manos y dedos
abrazar, acariciar, acoger... otra vez.

Quiero tocar, como Tú tocaste y tocas,
las personas, los cuerpos, los leprosos,
las raíces, las rosas, los surcos,
las campanas, los rostros y los sueños...

Quiero que mis manos sirvan para recrear
la madera, los metales, la tierra, los corazones;
para construir casas, jardines, caminos, fuentes,
y pulsar las teclas que despiertan y crean melodía.

Pero, sobre todo, quiero tener manos sensibles
al viento y al polvo del sello triturado
de nuestra pobre eternidad terrestre.

Y éstas que tengo y ves, Padre,
ya no me sirven.
Dame unas manos nuevas, Alfarero
de mis brazos y mis sueños.


Florentino Ulibarri