NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 11 de marzo de 2012

III Domingo de Cuaresma (Jn 2,13-25) - Ciclo B: SE ENFADÓ DE VERDAD


Quizá no lleguemos a comprender (yo, al menos, no) que lo que observó Jesús en el templo de Jerusalén fuera tan grave. Pues motivó el único enfado mayúsculo, que aparece en el evangelio. Por otro lado, lo narran los cuatro evangelios y, en tercer lugar, fue el principal argumento que adujeron los enemigos de Cristo para condenarle a muerte. Conviene recordar que el templo de Jerusalén era la principal institución judía en lo religioso, en lo social y en lo económico. Pues la mayoría de los judíos procuraban peregrinar, visitar todos los años su gran templo para dedicar sus holocaustos a Dios. Llegaban a matar 240.000 corderos –la ofrenda más frecuente- al año.

Jesús se sintió extraño en aquel lugar sagrado. Más aún le irritó de tal manera que fabricó un látigo y lleno de ira expulsó a rodos los presentes, porque habían “convertido la casa de oración en una cueva de ladrones”. El negocio se había impuesto a la oración, a la plegaria. Al llegar al templo no se había encontrado con buscadores de Dios, sino con mercaderes sin conciencia. Sin duda ninguna que Jesús recordó las palabras del profeta Oseas: “Misericordia quiero y no sacrificios”.

Jesús no estaba de acuerdo con que todo se compra, todo se vende. Quería introducir, quería dar otro enfoque al sentimiento religioso, a la fe. Por eso le dirá a la samaritana: “Créeme, mujer, llega la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Pero se acerca la hora, o mejor dicho, ha llegado en que los adoradores verdaderos darán culto al Padre en espíritu y verdad”. Añade más: que él es el templo de Dios, es decir, el lugar para encontrarnos con Dios y también son templos, muchas veces templos dolientes, el oprimido, el débil.

En más de una ocasión hemos asistido a ciertos bautismos, primeras comuniones y bodas o hemos entrado en algunos templos o hemos girado una visita turística a catedrales y hemos comentado: “esto parece un mercado persa”. Pero el respetar, el saber estar, no nos debe impedir ir más lejos y con más profundidad. San Juan Crisóstomo confesaba: “Os exhorto a que sintáis mayor preocupación por el hermano necesitado que por el adorno del templo”. Dicho crudamente, tal vez sean más templo quienes “nos molestan” a la entrada de la iglesia, que el mismo templo. Lo cual no significa que les tengamos que dar un donativo. Tal vez sea mejor colaborar con instituciones, como Cáritas, que pueden hacer más eficaces las ayudas. Lo anterior coincide con las palabras del profeta Isaías: “Estoy harto de holocaustos … Buscad la justicia, levantad al oprimido, defended al huérfano y proteged a la viuda”.

la Pascua, época de renovación. No estaría de más que nos preguntáramos qué hay detrás de nuestras prácticas religiosas, detrás de la recepción de sacramentos, detrás de los funerales. No es que los hayamos convertido en cueva de ladrones, pero sí es posible que sean actos erosionados por la rutina y la superficialidad. Pues, de hecho sucede que hemos asistido a un acto religioso y no nos hemos enterado en absoluto. Salimos igual que hemos entrado, o tal vez un poco peor.

El templo es casa de oración. Pero templo también (o sobre todo) somos las personas, en especial las más rotas. Y las ofrendas que más agradan a Dios no son la sangre de novillos y machos cabríos sino las ofrendas de justicia, de solidaridad y de misericordia.