NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 7 de junio de 2012

Comentarios Biblícos y Pautas para la Homilia: X Dgo del T.O. (Mc 14, 12-16.22-26) Corpus Christi- Ciclo B:


Publicado por Dominicos.org

«Tomad, esto es mi cuerpo.»

Cristo sabe que el amor pide presencia. Que el que ama quiere disfrutar de la presencia de la persona amada. Cristo Jesús, que nos ama hasta el extremo, inventa la eucaristía para decirnos que, porque nos ama, podemos gozar de su continua presencia amorosa en nuestro caminar terreno por la vida.

Fray Manuel Santos Sánchez
La Virgen del Camino

Comentario Bíblico: Ante todo la caridad

Iª Lectura: Éxodo (24,3-8): El misterio de la Alianza

En la primera lectura, Moisés, bajando del monte, comunica la experiencia que había tenido de Dios, de sus palabras, que han de considerarse como palabras de la Alianza que Dios había sellado anteriormente con su pueblo con el Código de la Alianza cuyo corazón es el Decálogo. Entonces, pues, se organiza una liturgia sagrada, un banquete, que quiere significar la ratificación de la Alianza que Dios ha hecho con el que ha sacado de la esclavitud. El misterio de la sangre, de su aspersión, expresa el misterio de comunión de vida entre Dios y su pueblo ya que, según se pensaba, la vida estaba en la sangre. Por ello este texto se considera como prefiguración de la Nueva Alianza que Jesús adelanta en la última cena.

IIª Lectura: Hebreos (9,11-15): El sacrificio de la propia vida

II.1. La carta a los Hebreos es uno de los escritos más densos del NT. En este texto se nos exhorta desde la teología sacrificial, que pone de manifiesto que los sacrificios de la Antigua Alianza no pudieron conseguir lo que Jesucristo realiza con el suyo, con la entrega de su propia vida. Y esto lo ha realizado «de una vez por todas» en la cruz, de tal manera que los efectos de la muerte de Jesús, la redención y su amor por los hombres, se hacen presentes en la celebración de este sacramento. El recurrir a las metáforas y al lenguaje de la acción sacrificial puede que resulte hoy poco convincente, fruto de una cultura que no es la nuestra. No obstante, la significación de todo ello nos muestra una novedad, ya que todo se apoya en un sacerdocio especial, el de Melquisedec y en una entrega inigualable.

II.2. Es uno de los momentos álgidos de la argumentación de la carta. Está hablando del sacrificio de la propia vida que logra una Alianza eterna. Es esa alianza que prometieron los profetas, porque ellos vieron que los sacrificios rituales habían quedado obsoletos y la alianza antigua se había convertido en una “disposición” ritual. Cristo no viene a instaurar nuevos sacrificios para Dios (no los necesita), sino a revelar que la propia vida entregada a los hombres vale más que todo aquello. Así es posible entenderse a fondo con Dios. Es en la propia vida entregada como se logra la comunión más íntima con lo divino, sin necesidad de sustitutivos de ninguna especie. La muerte de Jesús, su vida entregada a los hombres y no a Dios, es el “testamento” verdadero del que hacemos memoria.

Evangelio: Marcos (14,12-26): La muerte como entrega

III.1. El evangelio expone la preparación de la última cena de Jesús con los suyos y la tradición de sus gestos y sus palabras en aquella noche, antes de morir. Sabemos de la importancia que esta tradición tuvo desde el principio del cristianismo. Aquella noche (fuera o no una cena ritualmente pascual), Jesús hizo y dijo cosas que quedarán grabadas en la conciencia de los suyos. Con toda razón se ha recalcado el «haced esto en memoria mía». Sus palabras sobre el pan y sobre la copa expresan la magnitud de lo que quería hacer en la cruz: entregarse por los suyos, por todos los hombres, por el mundo, con un amor sin medida.

III.2. Marcos nos ofrece la tradición que se privilegiaba en Jerusalén, mientras que Lucas y Pablo nos ofrecen, probablemente, «las palabras» con la que este misterio se celebraba en Antioquía. En realidad, sin ser idénticas, quieren expresar lo mismo: la entrega del amor sin medida. Su muerte, pues, tiene el sentido que el mismo Jesús quiere darle. No pretendió que fuera una muerte sin sentido, ni un asesinato horrible. No es cuestión de decir que quiere morir, sino que sabe que ha de morir, para que los hombres comprendan que solamente desde el amor hay futuro. La Eucaristía, pues, es el sacramento que nos une a ese misterio de la vida de Cristo, de Dios mismo, que nos la entrega a nosotros de la forma más sencilla.

Fray Miguel de Burgos Núñez
Lector y Doctor en Teología. Licenciado en Sagrada Escritura


Pautas para la Homilía

¿Cuál es la fuente de donde mana nuestra alegría?

Hay una pregunta que, de una manera o de otra, siempre nos está rondando: ¿Qué es lo que nos lleva a estar a gusto en la vida, con qué debemos alimentar nuestro espíritu para que la alegría, el contentamiento y no la tristeza y el desánimo habiten en nosotros?

Si ya tenemos algunos años, hemos probado diversos alimentos en nuestra vida, y por experiencia vamos descubriendo lo que de verdad llena nuestro corazón y lo que le deja vacío. Experimentamos, por ejemplo, que Jesús tiene razón cuando nos dice que “no sólo de pan vive el hombre”.

Desde dentro, por convicción personal, reconocemos que el pan es necesario para vivir, pero que no sólo de pan vive el hombre; que el dinero es necesario para vivir, pero que no sólo de dinero vive el hombre; que las fiestas, diversiones y vacaciones son convenientes para vivir, pero que no sólo de fiestas, diversiones y vacaciones vive el hombre… necesitamos algo más.

Jesús se ha preocupado de decirnos qué es lo que realmente nos hace vivir, nos hace estar a gusto, nos hace estar contentos. Nos indica con qué alimentos debemos nutrir nuestro corazón: con compasión para saber llorar con los que sufren; con misericordia y no con mano dura; con pobreza de espíritu y no ansiando el dinero; con limpieza de corazón y no doblez de corazón; buscando la paz, la justicia y no sus contrarios; viviendo en amistad con Dios y dialogando con frecuencia con él, escuchando sus palabras, sus indicaciones, sus promesas para el más allá de nuestra vida y también para el más acá; en lo que esté de nuestra parte, viviendo en fraternidad con los demás y sabiendo escucharles; consolando a los que lo necesiten y no darles nunca la espalda; viviendo en la verdad y no viviendo envueltos en la mentira y corrupción…

Como resumen de todos los alimentos que nos indica, Jesús nos dice: “Yo soy el pan de vida, el que come mi cuerpo y bebe mi sangre tiene vida”, mucha vida. Nos está pidiendo que alimentemos nuestro corazón con su persona, con su amistad, con los mismos alimentos que él comió… que tengamos sus mismos sentimientos. Lo nuestro es el proceso de cristificación.

Al final de su vida, en la última Cena, en la primera eucaristía celebrada en este mundo, nos regala su herencia. ¿Qué herencia nos deja Jesús? No nos deja dinero, no nos deja tierras o pisos con los que especular y aumentar nuestra cuenta corriente, no nos deja situados en altos cargos… nos deja, entre otros bienes, la eucaristía, inventa la eucaristía, que es el resumen de su vida, y luego nos dice: “Haced esto en memoria mía”. Esta frase tiene dos partes. En primer lugar, nos pide que repitamos su gesto de la última cena, que tomemos pan y vino y, con su poder, los trasformemos en su cuerpo y en su sangre y que lo repartamos entre los comensales. Pero, justamente porque nos ofrece su cuerpo entregado y su sangre derramada, nos pide algo más, nos pide que entreguemos la vida como él la entregó. Primero nos recuerda su ejemplo, que no reservó su vida para sí, sino que por amor vivió en función de nosotros, y, en segundo lugar, nos pide que hagamos nosotros otro tanto. Todo ello para que podamos saborear la vida, alimentándola con el amor y todos los hijos del amor. Hay que insistir, “haced esto en memoria mía” no es sólo convertir el pan en su cuerpo y el vino en su sangre y alimentarnos con ellos, sino estar dispuestos a entregar nuestro cuerpo y derramar nuestra sangre en servicio de los demás. Ante la crisis económica que golpea a tantos países y personas concretas, hagamos nuestro el lema de este día del Corpus: “Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir”.

Si Jesús nos ama, podemos amar a los hermanos, lo podemos conseguir

Desde otro lado, y para llegar a la misma meta, podemos decir que el resumen del mensaje de Jesús queda expresado en esta frase suya: “Como el Padre me amó, así yo os he amado… amaos los unos a los otros”.

Porque sabe que el amor es lo que más plenifica nuestro corazón, y que lo de amar y amar siempre y a todos no es nada fácil, y que, a veces, estamos tentados a no amar, lo primero que hace es llenarnos de su amor, asegurándonos que nos ama de verdad, que nos ama realmente y nos sigue amando: “Como el Padre me amó, así yo os he amado”. Sólo después, se atreve a pedirnos que hagamos nosotros otro tanto con nuestros hermanos, “amaos los unos a los otros”. San Pablo lo expresa de otra manera: “El cáliz de nuestra Acción de Gracias ¿no nos une a todos en la sangre de Cristo? Y el pan que partimos ¿no nos une a todos en el cuerpo de Cristo?”.

Jesús sigue trabajando nuestro corazón

Tenemos que caer en la cuenta de que cuando nos acercamos a comulgar recibimos no a Cristo muerto y mudo, sino a Cristo vivo, resucitado y que habla. Si le dejamos, él nos hablará, seguirá tratando de cambiar, de moldear nuestro corazón para que sea un corazón como el suyo, un corazón cristiano, tratará de convencernos de que vivir la vida como él la vivió es el mejor camino para encontrar esa vida, ese sentido, ese ánimo que todos buscamos y deseamos encontrar. “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”.

Celebremos agradecidos la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Jesús, el que no nos deja solos, el que nos sigue amando hasta el extremo, hasta el extremo de regalarnos su cuerpo y su sangre, su persona entera. Con él es mucho más sencillo recorrer el camino de la vida. La presencia amorosa de Cristo está presidiendo nuestra historia.

Fray Manuel Santos Sánchez
La Virgen del Camino