NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 9 de febrero de 2013

LE SIGUIERON

V Domingo del T.O. (Lc 5, 1-11) - Ciclo C

Es conocida la frase, pronunciada en el siglo XVII: “Manos blancas no ofenden”: La dijo un político al recibir una sonora bofetada de la Infanta Carlota Luisa. Hoy nos fijamos en otra expresión que se está haciendo famosa, que es parecida en las formas, pero muy diferente en el significado:”Manos Unidas”. Pero éstas, además de no ofender, hacen mucho más: ayudan generosamente y eficazmente a quienes atraviesan por circunstancias difíciles. Fundada o creada por las mujeres de Acción católica española, Manos Unidas se puso en marcha hace 54 años, siendo la mujer desde entonces la principal impulsora. Nació con el sobrenombre de “Campaña contra el Hambre”. Desgraciadamente el hambre no ha desaparecido, si bien ha disminuido algo por el despegue o desarrollo económico de China y la India. No obstante, el hambre sigue siendo la principal fuente de sufrimientos y de muertes. Ninguna guerra se la puede equiparar: son 817 millones de personas los que sufren hambre.


Más de uno comentará: con la que nos está cayendo aquí, con la crisis que nos abofetea por todos los costados, por las perspectivas que se vislumbran, con el dato de que desde el 2007 la sociedad española se está empobreciendo, con todo esto nos puede parecer una tomadura de pelo, que nos vengan pidiendo ayuda para otros.

Sin embargo, no es algo descabellado, porque si nos fijamos en el producto interior bruto, en Francia son 42.300 dólares per capita, en Portugal 22.300, en España 31.500, mientras que en Brasil se queda en los 12.300, en Bolivia en los 2.400, y en el Congo 231 dólares. Por tanto, nosotros estando mal, nos movemos en un nivel aceptable. Quizá una mirada sensata y solidaria a estas regiones, que están peor que nosotros, nos ayude a tomar conciencia de la barbaridad que supone el que haya penetrado en nuestro ambiente una corrupción desafiante. Manos Unidas sostenida y motivada casi exclusivamente por mujeres, está demostrando que sabe hacer las cosas bien. Económicamente recaudó el año 2011 casi 52 millones de euros. Siendo la Organización de ayuda solidaria que reúne mayor cantidad de dinero y que sabe gastarlo con una transparencia, sentido común y austeridad extraordinarias.

Este año la jornada (10 de febrero) se celebra bajo el lema:”No hay justicia sin igualdad” con referencia a la mujer. No hay igualdad sobre todo en los países africanos y en la mayoría de los asiáticos. Como consecuencia tampoco hay justicia. Por eso merece ser aplaudida y apoyada esta labor ejemplar que desarrolla incansablemente Manos Unidas concretamente en este campo de la justicia y de la igualdad.

No olvidamos el evangelio y quisiera detenerme en la expresión, en la petición que le hizo Jesús a Pedro. Los oyentes de Jesús se habían colocado en la orilla del lago y Jesús les había hablado desde una barca. Despedida la gente, Jesús le sugiere a Pedro: “guía mar adentro” Ciertamente “mar adentro” es una de las expresiones que más me gustan. Puede denotar, no solo alejarse de la orilla, sino entrar en el fondo de las cosas, entrar en el corazón de las personas, puede significar entrar en el fondo de los problemas, puede expresar no quedarse en la superficie, en la periferia de los asuntos. Hay personas con las cuales da gusto conversar, dialogar, porque se va al fondo, porque son como un manantial de donde siempre extraes sabiduria, experiencia, equilibrio, porque sales renovado. “Mar adentro” expresa analizar las circunstancias para tomar decisiones importantes, como la que tomaron varios apóstoles, que después de aquella sincera charla de “mar adentro” con Jesús, optaron por “dejándolo todo, seguirle”.

Sería una bendición que tuviéramos personas cercanas con las cuales pudiéramos ahondar, vivir con cierta frecuencia la experiencia de sentirse “mar adentro”. Y por fin, que nuestras manos se unan a Manos Unidas para que se fortalezca el apoyo a gentes empobrecidas.