NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 24 de marzo de 2013

Domingo de Ramos: Un decorado perfecto

Publicado por Entra y Verás

Si nos encargasen montar un decorado para filmar la escena de la entrada en una ciudad de un personaje importante, ¿cómo lo diseñaríamos? Seguramente que a ninguno de nosotros se nos ocurriría, si es que queremos seguir manteniendo el empleo, presentar el decorado que nos ofrece este domingo: el Hijo de Dios, el Mesías, entrando en Jerusalén a lomos de un burro. Una nueva lección de que lo importante no son las apariencias sino el fondo.


Vamos a comenzar la Semana Santa, siete días que estamos llamados a vivir con profundidad nuestra espiritualidad de seguidores de Jesús. Siete días en los que vamos a acompañar a Jesús en el proceso que le llevó a la muerte. Siete días en los que vamos a asistir al paso del dolor más profundo, de la mayor de las injusticias a la vida con mayúsculas que nos tiene que llenar de ilusión y de esperanza. Que si en esta Semana salimos a ver las procesiones no solo sea por una tradición, no solo sea por el arte sino porque queremos acompañar a Jesús y a María en este trance que está en el centro de nuestra fe. En la Semana Santa no tenemos que guiarnos ni eclipsarnos por el dolor de un sacrificio. No tenemos que ser carroñeros, más afiliados a la sangre que a la risa. La pasión de Jesús no es un cúmulo de dolores físicos, con el fin de calmar la ira de Dios. No es un valium que calme una sed inmensa de sangre y de venganza. Tal perversión del lenguaje conduce a la negación del Dios Padre, amor y compasión, que aparece en el mensaje de Jesús, en sus parábolas y en su oración, para convertirlo, a la luz de la muerte así explicada, en un Dios perverso, exigente y rival del hombre, que sólo mira para exigir, y castiga para condenar. Esto quizá haya sido muy rentable y lo siga siendo para muchos “metemiedos” y “maneja conciencias” disfrazados de directores espirituales.

Nuestra religión está basada en el amor con mayúscula, absoluto y gratuito: Cristo se entrega por amor. Las devociones habituales de la pasión nos hablan sobre todo de que el sacrificio está en relación directa con el dolor; a más dolor, mayor sacrificio, y mayor premio de Dios. Pero esta visión no es adecuada ni evangélica. Responde a un Dios sanguinario que tiene poco ver con el nuestro.

Hoy acabamos nuestro paso por el desierto, entramos con Jesús, el rey, montado en un burro, para acompañarle en su trance, en su paso: la Pascua. Falta solamente una semana para que renovemos nuestro bautismo. Debemos orar y dejar que Dios nos hable y que nuestra vista no se quede nublada por la sangre de la pasión de quien se entregó por nosotros, sino por la luz de su triunfo, de su resurrección.

En Jesús tenemos un modelo, de entrega y de servicio a los demás. Cuando parece que no está muy de moda la coherencia, nosotros nos encontramos con un Jesús coherente con su misión y con su palabra, que no defrauda a aquellos que habían puesto su confianza en él aunque luego saliesen corriendo. Eso es amor y fidelidad, que marcan un camino a seguir.

Y nosotros ¿qué? Dice Bonhoeffer que aquel que ha experimentado, aunque sea una sola vez, la misericordia de Dios en su vida, en adelante no desea más que una cosa: servir a lo otros. Ya no le interesa el papel de juez sino el de colocarse entre los pobres y humildes, donde Dios le ha encontrado. Si dejamos que este texto resuene en nuestro interior todos, seguramente encontraremos cómo varias veces la misericordia gratuita de Dios ha obrado en nosotros. Intentemos, pues acercarnos a los demás, servirlos, como lo hizo Jesús. La forma de hacerlo ha de ser en primer lugar la escucha, después la ayuda, pero fundamentalmente la aceptación del otro tal y como es, verle libre como nosotros lo somos, no construirle a nuestra imagen. Feliz Semana Santa.

Roberto Sayalero Sanz, agustino recoleto. Colegio San Agustín (Valladolid, España)