NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 28 de marzo de 2013

Te miro con fe, oh Señor - Viernes Santo (Jn 18, 1—19, 42) - Ciclo C



Quisiera subir contigo a la cruz, Señor,
y dejar clavarme con el mismo amor que Tú lo haces.
Más me falta un poco de altura, para ascender hasta ella
y, siento que mi amor, queda a merced
de otros maderos más ligeros y menos cruentos.
Quisiera decir contigo las mismas palabras de misericordia,
repetir desde ese púlpito de sangre
las mismas frases de vértigo
por las veces en que me sacude el temor o miedo,
los mismos pensamientos de paz que,
con tu cuerpo maniatado, ofreces
a pesar de nuestro rechazo y actitudes violentas.
Sólo sé, Señor, que en este Año de la Fe,
miro con los ojos más abiertos que nunca a tu cruz.
Que, este Viernes Santo, me recuerda tu inmenso amor.
Que, tu cruz, siempre permanece firme,
sosteniendo la Palabra que se hizo carne
mientras, nuestro mundo, sigue dando mil y una vueltas.

Te miro con fe, oh Señor, en la cruz,
porque frecuentemente olvido cómo y a quién amar,
porque, sin saber cómo ni por qué,
no siempre el perdón lo llevo hasta las últimas consecuencias,
porque, cuando las heridas asoman en mi cuerpo,
el sufrimiento se me hace duro e insoportable.
¡Necesito tanto mirar con fe a tu cruz, oh Señor!
Ayúdame, Señor, a abrazar tu cruz con amor
para que, lejos de arrastrarla,
avance con ella con pasión, delicadeza y fervor.

¡Te miro con fe, oh Señor!
Ayúdame a ser amante de tu cruz
porque, amándola como Tú la amaste,
siento al gran Amado que siempre me acompaña
en el duro combate de esta vida que me aguarda y espero.
Ayúdame a adorar tu cruz,
para que, arrodillándome ante ella,
vea el único amor que merece la pena,
contemple la Palabra que se hizo Verdad hasta el final,
llore por no saber estar a la altura
cuando, lejos de una gran cruz,
asoman pequeñas astillas en mi cuidado y refinado cuerpo.

¡Te miro con fe, oh Señor!
Ayúdame a mirar, vivir, llevar y alzar tu cruz
con tu misma dignidad, obediencia y valentía.
Con tus mismos sentimientos y pasión,
con tu misma humildad, silencio y entrega.
Amén.

P. Javier Leoz