NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

viernes, 3 de febrero de 2012

Homilía del Domingo V del tiempo ordinario


Publicado por Corazones

Seguimos leyendo el Evangelio según San Marcos durante este “tiempo ordinario” de la liturgia. Se nos sigue presentando la actividad de Jesús: predicación por toda la región de Galilea, milagro en la casa de San Pedro, ratos de oración, liberación de las personas encadenadas por la enfermedad, etc…

Yo hoy querría destacar algo que es sorprendente dentro de la gran actividad de Jesús. Vemos cómo continuamente es seguido y perseguido por la gente, esperando de él los ansiados milagros y curaciones. Y Jesús los atiende, aunque la jornada sea agotadora. Pero lo que Jesús hace y destaca más, además de su actividad, predicando, es que sabe dar a cada cosa su importancia. No se deja vencer por el deseo del triunfo fácil y espectacular de los milagros. Los hace cuando cree necesario para dar señales de la llegada del reinado de Dios, que ya empieza con su presencia, su predicación y sus milagros de curaciones.

Se había refugiado en la casa de Pedro para darse un momento de descanso en medio de tanta actividad. Allí curará a la suegra del apóstol, que estaba “enferma con fiebre”. Pero también atiende a los numerosos enfermos que acuden al enterarse de que estaba allí. Y lo hizo, como dice el evangelio, hasta el anochecer, porque la gente se agolpaba a la puerta.

Después de dormir algunas horas, se nos dice que se levantó de madrugada, y se marchó al descampado, y allí se puso a rezar. Pasado un tiempo, sus discípulos lo encontraron y le dijeron que otra vez la gente le buscaba. Pero Jesús prefirió ir a otras aldeas a predicar el mensaje de Dios.

Dos cosas importantes: la primera es que Jesús, a pesar de su actividad, no abandona la oración. Si era importante hablar con la gente, tanto o más importante era hablar con su Padre Dios. Y en segundo lugar, no le importa dejar por algunos momentos a aquella gente que le buscaba pidiendo grande prodigios y curaciones llamativas. Otros pueblos, otras gentes necesitaban, también, escuchar su palabra. Y Jesús va a lo esencial de su misión, sin importarle alcanzar más prestigio o fama.

Cuantas veces nos escudamos en que tenemos mucho que hacer, para restarle tiempo e importancia a la oración, tan necesaria para que nuestras labores tengan más sentido. El Papa Pio XII, decía que la oración era la respiración del alma. Y así como un cuerpo no puede vivir sin respirar, así tampoco podemos dar sentido a las cosas sin la oración. Un creyente que no se comunica con Dios por medio de la oración, es como un cuerpo que no come lo suficiente. Coge anemia y se debilita; incluso le puede producir la muerte. En el cristiano le sucede la muerte espiritual, si la oración no forma parte esencial de su vida.

Félix González