NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 8 de febrero de 2012

VI Domingo del T.O - Ciclo B (Mc 1,40-45): QUE EL SEÑOR TIENDA SU MANO Y NOS LIMPIE



1.- Creo que en otra ocasión hemos tratado el tema de la lepra en el Antiguo Testamento. El leproso es un marginado de la sociedad y de la familia, y un pecador.

2.- Nos marginamos a nosotros mismos a fuerza de golpes, de disgustos, de zancadillas, de mentiras, nos vamos replegando sobre nosotros mismos y escondiendo en nuestro propio interior como defensa de un mundo hostil.

Puede ser un movimiento de defensa propia, pero las más de las veces es un movimiento de egoísmo. No queremos los problemas ajenos, que ya tenemos bastante con los nuestros. Contra esto no hay más que pedir al Señor que tienda su mano y nos limpie, que se curen nuestras heridas, que podemos volver a tener confianza en los hermanos.

3.- De hecho, nosotros marginamos a muchas personas, unas veces sin darnos cuenta, otras con muy buenas razones (o al menos nos lo parecen)

a) sin poderlo evitar los españoles nos consideramos superiores a los negros, a los marroquíes, iraníes…Y desde luego que sería una tragedia familiar que una hija de nuestra familia quisiera casarse con uno de ellos.

b) instintivamente hacemos diferencias entre gente bien vestida y mal vestida, entre gente que habla bien o la que es “paleta” o “palurda”. Y es que no vamos a lo que vale la persona en sí misma.

c) divorciados, casados por lo civil, madres solteras, no los queremos recibir en la familia. Una cosa es aprobar su conducta, y otra mantener la mano siempre extendida para cuando necesiten de nosotros. ¿No creéis que Dios obra así con nosotros? Cuántos se encuentran ya en situaciones irreversibles y que quisieran ser admitidos.

d) una feroz marginación hacemos con los homosexuales. Sin pensar que en lo que muchos de ellos –con muy buena voluntad—sufren. No olvidéis, por favor, que es una inclinación natural.

e) en un ambiente mucho más cercano en la misma familia marginamos a los ancianos, a los abuelos, a los tíos. Aún a algunos hijos por menos dotados, por vagos, por inquietos, sin darnos cuenta de que cuanto más los marginemos, más grande haremos su problema. En todos estos casos tendamos la mano como Jesús hacia el hermano marginado.

4.- Recuerdo, y quiero relatarlo hoy, una vez cuando la Madre Teresa visitaba en Melbourne (Australia) a un anciano y quiere arreglar su casa sucia.

--Déjelo, Hermana, que nadie lo ve.

--¿Y esta preciosa lámpara por qué no la enciende?

--Lo haría si alguien viniese a esta casa, si pudiera escuchar en mi casa otra vez una voz humana.

La Madre Teresa envió todos los días a una de su Hermanas y al poco recibió una nota del anciano que decía:

“Hermana, la luz que usted encendió en mi vida sigue encendida”