NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 28 de marzo de 2012

Domingo de Ramos (Mc 14,1-15,47) - Ciclo B: El amor no es un sentimiento, es una decisión, una elección.


Por P. Félix Jiménez Tutor, escolapio

La Palabra de la cruz, la proclamación de la Pasión, es ya una larga homilía. La Pasión ya tuvo su escenario natural, las calles de Jerusalén y sus espectadores, los amigos miedosos y los enemigos rabiosos de Jesús.
Hoy nuestra iglesia es el escenario y nosotros tenemos que ser algo más que espectadores.
Vamos a extender la alfombra roja para aclamar a Jesús.
Vamos a aclamarlo con ramas de romero, la sencillez del campo, con ramas de olivo, la fidelidad y la paz, o con las palmas, agua mansa en el desierto.
Y entre gritos y silencios, Jesús el hombre más libre del mundo, entra en Jerusalén.
El amor no es un sentimiento, es una decisión, una elección.
La gente suele decir hay cosas que simplemente suceden: una traición, un ataque de corazón, un embarazo juvenil, la muerte… Todo esto no sucede porque sí, es consecuencia de las decisiones que la gente toma.
Jesús tomó decisiones auténticas y también sus discípulos, Judas incluido.
Decimos que Jesús tenía que morir, que su muerte fue un acto del destino. No. Jesús decidió predicar y vivir de una manera peligrosa, eligió el amor a nosotros, decidió amarnos a todos y esta decisión le llevó a la muerte.
Judas hizo una elección humana al traicionar a su Maestro. Y podía tener mil razones para justificar su decisión.
Pedro decidió negar al Señor, una decisión humana muy calculada y razonada.
Poncio Pilato tuvo que tomar también su decisión. Y firmó la sentencia de muerte.
Usted y yo hacemos elecciones todos los días. Nuestras elecciones y decisiones pueden apagar el Espíritu y separarnos del amor de Jesús o destruir el amor de nuestros padres y hermanos.
Si nosotros queremos vivir de cerca esta semana de pasión tenemos que elegir el amor, aún sabiendo que corremos el riesgo del sufrimiento y de la muerte.
Los soldados le miraban, mientras jugaban a los dados. Jesús hizo su sacrificio y murió en la cruz para liberar al mundo de Dios del pecado.
Jesús era también un jugador. Se jugó la vida.
Esta Semana Santa estamos invitados a tomar parte en el drama de Jesús, nuestro drama; no somos ni espectadores ni turistas, con Jesús somos los protagonistas de la historia de la salvación. Celebramos nuestra vida, nuestra muerte y nuestra resurrección. Estén aquí.