NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

viernes, 16 de marzo de 2012

Pistas para la Homilía: CUARESMA – DOMINGO IV B (18-marzo-2012)



1. Lecturas:
a. II Libro de las Crónicas 36, 14-16. 19-23
b. Carta de san Pablo a los Efesios 2, 4-10
c. Juan 3, 14-21

2. En la segunda lectura de hoy, un texto de la Carta a los Efesios, san Pablo explica que la salvación es un don de Dios que se acoge con infinito agradecimiento, y que no es el resultado de unas acciones humanas cuidadosamente planificadas para conseguir este objetivo.

3. Quiero, entonces, invitarlos a reflexionar sobre una doble dinámica de nuestra vida: Por una parte, en el quehacer diario debemos fijar metas, definir estrategias y medir resultados; si no procedemos de esta manera, viviremos en una continua improvisación. Por otra parte, en nuestra relación de fe nos movemos en un escenario absolutamente diferente pues ya no hablamos de objetivos logrados gracias a nuestro esfuerzo, sino que contemplamos el misterio de la acción de Dios que se manifiesta en nuestras vidas, que nos invita a ser sus hijos participando de la vida divina. Por eso la existencia humana es, simultáneamente, esfuerzo continuo y apertura a la gracia en docilidad a la acción del Espíritu.

4. Empecemos por lo más inmediato, que es la experiencia de la vida como un camino de superación:

a. Los educadores nos explican que es esencial que los niños sean formados dentro de unas reglas de juego claras que les definan límites, establezcan horarios, asignen tareas para así desarrollar gradualmente el sentido de la responsabilidad.
b. Por eso las motivaciones a la superación son un componente importante en los procesos educativos; abundan los artículos y libros que hacen sugerencias para desarrollar estas competencias.
c. El deporte, practicado de una manera sistemática, es la mejor escuela para formar la voluntad, crear hábitos de disciplina y formar actitudes de superación.

5. Estas breves consideraciones, resultado del sentido común, nos recuerdan que el camino de la superación pasa por la planeación cuidadosa y por el esfuerzo sistemático.

6. Pero cuando dejamos el terreno de lo cotidiano y hacemos una lectura de nuestra vida en el marco de la historia de la salvación donde tomamos conciencia de la nueva creación que realiza Jesús resucitado, entramos en una lógica absolutamente diferente; ya no podemos hablar de logros producto de los esfuerzos humanos; estamos en la dimensión de la fe, que es un don de Dios. Avanzar en el conocimiento de Jesús resucitado y hacernos disponibles a la acción del Espíritu Santo que está presente en nuestro interior y acompaña la actividad evangelizadora de la Iglesia, no son el resultado de un acto de la voluntad; no es como decir “a partir de mañana dejo de comer postre y voy a ir tres veces a la semana al gimnasio”. La experiencia cristiana no funciona así. La vida espiritual es un proceso de purificación interior para hacernos dóciles a la acción de Dios; por eso san Pablo exclama: “Ya no soy yo sino que es Cristo quien vive en mí”.

7. En sus Ejercicios Espirituales, san Ignacio de Loyola propone un camino espiritual que nos ubica en el "principio y fundamento" de nuestra existencia para, desde allí, revisar nuestras prioridades e intereses. Así vamos preparando el terreno para que la semilla de la Palabra de Dios germine en nuestro interior, y no sea ahogada por otras preocupaciones.

8. Por eso la oración del creyente no consiste en discursos llenos de argumentos, como si se tratara de justificar un “derecho de petición” o una “tutela”. La oración del creyente debe ser una expresión de confianza, de amor, de alabanza y de acción de gracias; por eso tienen tanto sentido las peticiones que hacemos en el Padrenuestro: “Santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad”.

9. San Pablo expone, con absoluta claridad, las dos maneras de comprender la salvación: la salvación como resultado de los esfuerzos humanos, y la salvación como don de Dios:

a. Los fariseos estaban alineados con la primera posición, pues creían que merecían la salvación porque cumplían al pie de la letra los innumerables preceptos de la Ley y porque celebraban con precisión milimétrica los ritos; esto les hacía sentirse superiores y con derechos adquiridos sobre la salvación.
b. Por el contrario, el himno del Magníficat, pronunciado por María, es un maravilloso testimonio de la salvación entendida como don; María es modelo del creyente que se abre a la acción de Dios.

10. Que esta meditación del texto de san Pablo en su Carta a los Efesios nos ayude a superar una equivocada comprensión del Cristianismo como un código de comportamiento que nos garantiza unos derechos ante Dios. El Cristianismo es una maravillosa experiencia de Jesús resucitado, quien nos introduce en el misterio de Dios para participar en su intimidad