NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 1 de abril de 2012

Del Domingo de Ramos al Jueves Santo


Publicado por Corazones en Red

Jesús llega a Jerusalén. Llega con sus discípulos para preparar y celebrarla Pascuajudía. El evangelio nos cuenta su “entrada triunfal”. Ramos, palmas… La gente se amontona para dar la bienvenida al “Hijo de David. ¡Hosanna! ¿Quién podía prever que aquello no era sino el atrio de los acontecimientos que se iban a producir unos días después: traición, pasión, muerte?

Pero el evangelio guarda un extraño silencio sobre el lunes, martes y miércoles. ¿Qué hizo Jesús en esos días, antes del jueves? ¿Nadie de los discípulos lo recuerda? ¿Ninguno de los evangelistas lo supieron? Para nosotros, al menos, queda la incógnita, todo queda para la suposición y la imaginación. ¿Qué hicieron esos tres días, además de prepararla Cena? ¿Estarían más o menos escondidos, sospechando la traición, viendo los corrillos y las intrigas que se iban fraguando, dando, al menos tregua para poder celebrarla Cena, donde Jesús tendría pensado despedirse de sus íntimos, y dejarnos el gran regalo dela Eucaristía?

Lo cierto es que todo ese tiempo queda en el silencio de los siglos. Cada uno tiene derecho a imaginárselo. Jerusalén en esos días debía ser un auténtico hervidero de gente de todos los sitios y ligares de Palestina (actual Israel), que acudían a celebrar la Pascua. Fácilmentepodrían pasar desapercibidos para la mayoría. Sólo los que ya tramaban su muerte, le irían siguiendo la pista, sobre todo teniendo de su parte al gran espía infiltrado en el grupo: Judas Iscariote, a quién “ya el diablo había metido en el corazón la idea de entregarlo”.

Esos tres días incógnitos, no obstante, forman parte de nuestra Semana santa, y las Cofradías y Hermandades, sacan a la calle imágenes de Vírgenes dolorosas y Cristos crucificados, ante la falta de motivos concretos que procesionar.

No está mal que esos días, un tanto anodinos, entre el Domingo de Ramos y el Jueves Santo nos vayamos preparando con reflexiones “ad hoc”, para celebrar el “triduo Sacro”, y de manera especial el colofón dela Resurrecciónde Jesús, en la que todos resucitamos. No está mal que vayamos calentando el corazón para acogerla Redención, tan generosamente ofrecida por el Jesús traicionado, azotado y crucificado. De alguna forma, podemos ir saboreando de antemano el triunfo de Jesús sobre la muerte.

Un ejercicio práctico, puede ser el que demos alas a nuestra imaginación, adivinando el sufrimiento de Jesús en esos días, agonía adelantada por la cercanía de los graves acontecimientos. Acompañemos a Jesús en su dolor.

¿Estaría Judas con Él esos días, o después de su decisión homicida, se sentiría incapaz de acompañar al que iban a ajusticiar por su culpa? ¿Sería capaz de seguir formando parte del grupo? Sus tratos con las autoridades religiosas, le dejarían la paz suficiente para no hacerse notar demasiado en el grupo? Lo que sí sabemos es que, al menos en la última Cena, estuvo presente, aunque su pensamiento y su espíritu estuvieran más ausentes que nunca.

Félix González