NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 28 de abril de 2012

Me duele...


Por Clemente Sobrado cp
IV Domingo de Pascua (Jn 10. 11-18) - Ciclo B

“Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil, también a estas las tengo que traer; y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. Por eso me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperara”. (Jn 10,11-18)

Hoy, domingo del buen Pastor, es un momento propicio para que cada uno reflexionemos como la Iglesia, sobre cada Diócesis y sobre cada Parroquia.

Allá por el mes de septiembre vi un informativo en la TV sobre los pastores en las Bardenas de Navarra. Todo seco y polvo. Y se veía la cara de preocupación de los pastores conduciendo a sus rebaños por aquel desierto sin pasto.
Y me vino a la mente la imagen de la Iglesia de hoy “rebaño de Jesús”.

Una Iglesia en crisis. Y leía unas frases de Benedicto XVI que hablaba de cómo los números dicen poco hoy. Muchos siguen en la Iglesia, pero como si estuviesen en el subterráneo, ya que una es la Iglesia estructural y otra la vida de tantos bautizados que viven espiritualmente fuera de la Iglesia.

A ello se une la confesión de los Obispos en Aparecida (Brasil) preocupados por los que hoy abandonan la Iglesia. Y el caso es que tienen frases preocupantes:
“Según nuestra experiencia pastoral, muchas veces, la gente sincera que sale de nuestra Iglesia (digamos deja nuestro rebaño) no lo hace por lo que los grupos no católicos cree, sino, fundamentalmente, por lo que ellos viven; no por razones doctrinales, sino vivenciales; no por problemas estrictamente dogmáticos, sino pastorales; no por problemas teológicos, sino metodológicos de nuestra Iglesia. Buscan, no sin serios peligros, responder a algunas aspiraciones que quizás no han encontrado, como debiera ser, en la Iglesia”. (A. n.225)

“Problemas vivenciales”. ¿Nos está faltando vida?
“Problemas pastorales”. ¿Está en crisis nuestra pastoral? ¿Quiénes son los responsables?
“Problemas metodológicos”. ¿No sabemos acercarnos a ellos? ¿Vivimos mundos distintos?
“No encontrar respuestas a sus aspiraciones”.¿No sabremos actualizar el Evangelio y hacerle Palabra de Dios para hoy?

Mientras tanto:
Algunos nunca han pertenecido al rebaño.
Otros que sí han sido del rebaño ya no lo son.
Otros no encuentran pastos porque “nuestras Bardenas eclesiales están secas”?
¿No serán estas “las otras ovejas que tiene Jesús y que están fuera del rebaño, pero a las que es preciso atraer”?

Debo confesar que me duele:
Un hermano que no se siente a gusto en la Iglesia.
Un hermano que siente necesidad de buscar en otra parte.
Un hermano que no se siente alguien en la comunidad.
Un hermano que no se siente comunidad sino individuo.
Un hermano que busca y no encuentra.
Un hermano a quien Dios le habla y nosotros no se lo traducimos.
Un hermano a quien Dios ama y nosotros ni le conocemos.
Un hermano a quien Dios invita a casa y nosotros lo dejamos a la intemperie.
Un hermano a quien Dios llama, pero él no tiene oportunidad de escuchar.
Un hermano que me dice que ha encontrado a Dios fuera de la Iglesia.
Un hermano que me dice que cambió de vida desde que abandonó la Iglesia.
Un hermano que me invita a abandonar a mi Iglesia.
Y me duele porque, sin quitarle la responsabilidad que pueda tener, de alguna manera, es una acusación contra mí.
Y me duele porque no sé cuánto pueda tener yo de responsabilidad en su abandono.
Las cifras de los abandonos anuales de la Iglesia no son más que números.
Pero detrás de los cuales yo descubro que posiblemente son hermanos que yo mismo he bautizado o a quienes yo he hablado más de una vez.
Las cifras son algo más que matemáticas.
Aquí se trata de Evangelio.
Se trata de la Iglesia de Jesús.
Se trata de hermanos míos que ahora dicen que ya no lo son.

“Señor, danos Pastores santos”.
“Pero danos pastores cuya voz puedan escuchar nuestros fieles y encuentren en ella respuesta a sus inquietudes e interrogantes”.
“Que no hable para el pasado, sino que anuncien el Evangelio para hoy”.
“Que sientan que la fidelidad al Evangelio no es quedarnos en “lo que fue” sino en “lo que es”.
“Danos vocaciones no de escritorio, sino vocaciones que sepan estar con la gente, conocer a la gente, vivir con la gente, entender a la gente, y sepan dar respuestas a las interrogantes de su corazón”.