NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 29 de abril de 2012

Te conozco, sé quién eres



“Te conozco, sé quieres eres”. El relato del Buen Pastor reconduce nuestra mirada al corazón del evangelio. Lo central del anuncio de Jesús no es una teoría sobre Dios, sino es revelación del corazón de Dios.
En los ojos de Jesús conocemos cómo el Padre nos mira. En sus gestos comprendemos la ternura y misericordia que brota de las entrañas de su Padre. En sus palabras oímos “¡Levántate!”, “No tengas miedo”. Son palabras de ánimo que acompañan y fortalecen.
En otras ocasiones Jesús ha dicho, “Yo soy el camino, la vedad y la vida” o “Yo soy la luz del mundo”, pero ahora utiliza la imagen del Pastor para expresar la manera que tiene de amarnos. Jesús nos ama cuidando… y dando la vida. Y este es y debe se el rasgo distintivo de todo cristiano, amar cuidando…
Hay tres amores que debemos cuidar
Cuidar el amor a Dios; Con frecuencia olvidamos cuán necesario es cultivar la relación personal con Dios. Podremos llegar a hacer grandes cosas por Él, pero si se pierde o descuida la relación personal con El, nos convertimos en empresarios de la religión o gerentes en espiritualidad. Muchas veces creemos que por emprender grandes tareas por Dios somos discípulos de Jesús. La identificación con Jesucristo no viene dado solamente por lo que hacemos, sino por la manera que tenemos de relacionarnos con Dios. Y es a partir de esa relación que personalmente tenemos con el Padre como todo lo hacemos nos convierte en discípulos de su Hijo.
Cuidar el amor a los demás; Es muy conocida la frase “hay amores que matan”. Cuando amas de verdad quieres el bien del otro, aun cuando ese bien no te incluya a ti. Es decir, amar a los demás como nos enseñó Jesús, puede en ocasiones incluir alejarse “por el bien del otro”. Esto es lo más difícil; amar y querer el bien del otro. No todo “amor” incluye el bien del otro. Una manera de conocer si el amor que siento por el otro es auténtico es preguntarme si quiero su bien, si lo procuro aun cuando ello signifique alejarme “por el bien del otro”.
Cuidar el amor a uno mismo; ¿Por qué en ocasiones no nos amamos a nosotros mismos? ¿Es posible llegar a odiarse a si mismo? ¿Es cristiano despreciarse a sí mismo? Hay quienes predican y anuncian que el odio o el desprecio a sí mismos, es una condición para ser discípulos de Jesús. ¡Qué mentira más sucia! Creo que quien no tiene un sano amor a si mismo difícilmente pueda amar sanamente a los demás. El mandamiento del amor al prójimo no excluye el propio, se funda en él. Cuando el hombre conoce el amor que Dios le tiene, sabe amarse a sí mismo. Cuida de sí porque se sabe amado por Dios. Se valora a sí mismo, porque se comprende como obra de Dios...
El rol de pastor que adquiere Jesús con nosotros es de amar cuidando, conduciendo y acompañando.
Pidamos a Dios no descuidar el amor en su triple dimensión. Amar es querer el bien. Amar es renunciar por el bien. Amar es cultivar el bien.

P. Javier Rojas sj