NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

miércoles, 2 de mayo de 2012

Vivir aprendiendo


Por Emilio Rodriguez Ascurra
Publicado por San Pablo on line

“Si hoy fuese el último día de tu vida ¿querrías hacer lo que vas a hacer o lo que estás haciendo en este momento? Si la respuesta fuese no por varios días seguidos, sabría que necesito cambiar algo” (Steve Jobs).

Una de las propuestas de nuestra sociedad actual es la de vivir placenteramente siempre, la concepción de vivir es casi un sinónimo de disfrutar. Sin embargo, en oportunidades esta queda en la mera superficie, pues se limita al mero placer por el consumir, al bienestar entendido como obsesión por la eterna juventud física. Vivir se ha reducido a un intenso trabajo en el que debemos estar atentos al último rito de la moda, al más reciente y confortable automóvil, y a la más rejuvenecedora crema antiage que haya salido al mercado. Somos esclavos del modelo de compra-venta, donde hasta pareciese que la felicidad es un bien de consumo, o un resultado de todo lo antes dicho.

Steve Jobs en sus enseñanzas nos motiva a vivir plenamente eso que somos, sin arquetipos de plástico a los cuales imitar o parecernos, “tu tiempo es limitado, no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto”. Son muchas las circunstancias que en oportunidades deciden por nosotros: una enfermedad, ya sea propia o de un ser querido, la muerte de un familiar o de un amigo, una catástrofe natural, etcétera, es allí cuando somos interpelados por la vida misma, es decir, cuando comprendemos que aquello que llamábamos vivir poco tiene que ver con lo esencial de sí mismo. Es en estos momentos cuando nos enfrentamos con nuestra vida desnuda, desprovista de todo aquel ropaje que la cubría: cargos, objetos materiales, afectos enfermizos. Nos encontramos con la vida tal cual ella es: “El hombre se descubre a sí mismo cuando se enfrenta a los obstáculos” (Antoine de Saint-Exupéry).

Esos hechos que nos paralizan son en realidad los que bien aprovechados nos ponen en movimiento hacia lo que en definitiva somos y aquello que deseamos ser, ese anhelo interior que habíamos abandonado por el aburguesamiento de nuestros sueños. Pues lo importante no es lo que sucede, sino cuál es nuestra reacción ante ello, si el dolor que nos produce nos inmoviliza o nos otorga dinamismo. Al igual que el brote que antes de salir debe romper su semilla, romper con nuestra propia comodidad es un desafío que debemos enfrentar cada día, ya que a cada instante sufrimos la tentación de adormecernos nuevamente. “A veces la vida te va a golpear con un ladrillo. No pierdas la fe” (Steve Jobs).

El médico austríaco Viktor Frankl, preso en un campo de concentración durante el nazismo, admite que quienes sobrevivieron a lo terrible de la vida allí tenían una fe que alimentaba algún propósito posterior, ellos, aun en el encierro, proyectaban en el afuera un futuro que se extendía tras el alambrado y veían el sol que embellecía y hacía único cada amanecer. También cada uno de nosotros somos llamados a ver el sol, a plantearnos las circunstancias difíciles como nuevas posibilidades, no como impedimentos. A sacar de ellas la cuota de la nueva vida, la de la vida vivida en plenitud, a full. Dios no cierra puertas sin antes abrirnos un abanico de nuevas opciones, mejores aun que las anteriores.

Adquirir la capacidad de reinventarnos a cada nuevo instante, como si fuera el último, de cambiar parte de nuestra cotidianidad, de hallar nuevas actividades es todo un proyecto de vida, el cual alcanza su mayor grado de desarrollo cuando no lo remitimos únicamente a nosotros mismos, sino también al incluir a los otros, a aquel hermano que me necesita.

No basta con vivir, es preciso vivir con calidad y excelencia, no somos ninguno de nuestros logros, somos aquello que descubrimos a cada paso, aquello que anhelamos al comenzar y al terminar cada día, somos aquello que queda cuando lo hemos perdido todo. Sin miedo a volar, pues el miedo nos paraliza, como nos enseñó nuestro querido amigo, el Padre Hernán Pérez Etchepare, quien hizo de su existir un auténtico itinerario de vida. Volar aun cuando la adversidad nos condiciona, alimentar la esperanza en medio de la tormenta, creer en Dios aunque él guarde silencio.

¿Quién enseñó a los pájaros a volar? Si no fue su anhelo profundo de aventurarse a la inmensidad (Padre Hernán Pérez Etchepare. Siempre te recordaremos).

No hay comentarios: