NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 18 de febrero de 2012

VII Domingo del T.O - Ciclo B (Mc 2,1-12): DEMASIADA GENTE


Publicado por Fundación Epsilon

Se suele decir que "la mucha gente, para la guerra"; evidentemente que el proverbio viene de antiguo, pues hoy día -en la estrategia militar- la mucha gente no sirve ni siquiera para eso.
La gente es esa masa anodina y manipulable donde cada uno se confunde con los otros, perdiendo su propia idiosincracia. La gente suele convertirse con frecuencia en un obstáculo para la libertad de movimientos del individuo: no se puede entrar, salir o pasar por un determinado lugar cuando está abarrotado de gente.
En los Evangelios, la gente aparece, a veces, como un impedimento serio para que una determinada persona llegue a Jesús. Este es el caso del paralítico de Cafarnaún. Jesús, a los pocos días de curar al leproso, había vuelto clandestinamente a la ciudad, pero pronto se supo que estaba en casa y acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta, y él les exponía el mensaje. Llegaron cuatro llevándole un paralítico, y como no podían meterlo por causa del gentío, levantaron el techo encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico".
Para comprender esta escena conviene recordar la estructura de las casas de Palestina, con escalera exterior que daba acceso a una terraza muy ligera y fácil de desmontar, de arcilla y paja apelmazada, sobre vigas de madera.
Quitando este cobertizo, descolgaron al enfermo y lo colocaron ante Jesús. Verdadero alarde de ingenio y de fe por parte de los portadores del paralítico, debido a que la gente impedía entrar en la casa, taponando la puerta.
Algo similar sucede en nuestra Iglesia católica. Hay demasiada gente a la puerta, demasiados bautizados que, tras el bautismo, no han entrado a la casa-comunidad de Jesús para oír y poner en práctica sus palabras.
Y con esta afluencia de gente con barniz de cristianismo, el catolicismo se ha devaluado y la Iglesia -con una inmensa mayoría de bautizados que no viven el Evangelio- se ha convertido, paradójicamente, en obstáculo para quienes, desde fuera, buscan luz y vida. Gente de buena voluntad que no tiene acceso al Jesús del Evangelio, secuestrado y falsificado por unas viejas estructuras de Iglesia.
Ojalá que todos ellos -como los portadores del paralítico- descubran la escalera exterior de la casa que los conduzca hasta ese Jesús que puede devolverles la posibilidad de caminar y liberarlos de sus dolencias. Aunque para ello tengan que entrar por el techo...