NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 28 de abril de 2012

IV Domingo de Pascua (Jn 10. 11-18) - Ciclo B: INTENTARÉ SER UN BUEN PASTOR



Aunque subrayemos el adjetivo “buen”: buen pastor, esta imagen, que empleó Jesús para decirnos quién era él, cómo era él y que resultaba muy querida para Jesús y para el cristianismo de los primeros siglos, se nos atraganta un tanto a los hombres, incluso a los cristianos, del siglo XXI. Pues entre nosotros la figura del pastor evoca manada, rebaño, obediencia, seguimiento … Y esto no gusta nada al ciudadano actual, aunque luego, en la vida diaria, sea manejado por la publicidad y por las corrientes de opinión creadas y alimentadas por otros. En cambio, en los tiempos de Cristo, el pastor estaba bien considerado. No en vano, Abrahán, Moisés y David, los tres personajes históricos judíos más famosos y más admirados, fueron pastores.

Por eso es necesario profundizar en la figura del buen pastor, atravesar la corteza de esta imagen para tocar la realidad. El evangelio de hoy repite varias veces que el buen pastor “da la vida”, le “importan” las ovejas, “entrega” la vida por ellas. Pone como contrapunto al mercenario, que “cuando ve venir al lobo”, abandona a las ovejas, huye. El buen pastor “cuida” de las ovejas. Este verbo lo utilizamos hoy con mucha frecuencia. En muchos casos se ha convertido en la fórmula de despedida. Y se trata de una expresión que me cae bien: una mezcla de cariño, de protección, de consejo. Así se entienden los testimonios de dos obispos: el primero corresponde al discutido prelado francés, Jacques Gaillot, quien al entrar en su diócesis declaró: “Yo no seré ni un Gobernador, ni un hombre de expedientes. Intentaré ser un buen pastor atento a todo el mundo, en especial a los más desfavorecidos, a los más pequeños”. El segundo aparece más claro y pertenece a Mons. Romero, arzobispo de San Salvador (América Central), quien pocos días antes de matarle mientras celebraba la misa en un hospital confesó: “Como pastor de esta comunidad estoy obligado a dar la vida por los que amo, que son todos los salvadoreños, aun por aquellos que vayan a asesinarme”.

Una observación importante. Nosotros cuando hablamos de pastores, pensamos en el Papa, en los obispos, que en las ceremonias solemnes se acompañan del báculo, remedo del cayado del pastor, en los sacerdotes. Pero, en realidad, todos tenemos, no en la misma proporción, momentos, circunstancias en las que nuestro papel es el de pastor y otros momentos en los que ejercemos de oveja. Al profesor, a los padres y madres de familia, al líder del grupo de amigos,… al dirigente político, … las palabras y el testimonio de Jesús deben afectarles.

No entre nosotros, pero en otros lugares hoy suele ser el día del párroco, de los sacerdotes. Entre los protestantes al encargado de la comunidad le llaman “pastor”. De cualquier forma, hoy es un día para agradecer a los sacerdotes su entrega, su cuidado, su disponibilidad, porque los hay serviciales, trabajadores y atentos. Una jornada para la reflexión, sobre su papel sacerdotal. Fue Juan el Bautista el que dio la fórmula acertada del comportamiento del sacerdote: “Conviene que yo (el Bautista) disminuya y él (Cristo) crezca”. Esto supone que la presencia del sacerdote debe ser discreta, no todo tiene que pasar por él y que anime y facilite el crecimiento de sus fieles. Es también una jornada para admitir que puede haber y de hecho hay mercenarios, que son los que en vez de servir a los demás se sirven de los demás. Una jornada para rechazar a los lobos con piel de pastores, representados por los pederastas y que tanto daño hacen. Afortunadamente entre nosotros no se han dado casos. Al menos no se han conocido. Sobre las noticias que han versado sobre este asunto hay que anotar que suceden más en otros ambientes. Si bien en este asunto siempre son demasiados. Lo justo hubiera sido que no hubiese ocurrido ningún caso.

En el evangelio de este domingo Jesús manifiesta una inquietud: “Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a esas las tengo que traer y escucharán mi voz y habrá un solo rebaño y un solo pastor”. Difícil tarea, pues de los siete mil millones que habitan en nuestro planeta, solo unos dos mil trescientos millones conocen a Jesús. Juan Pablo II comentó a principios de este siglo que en el primer milenio se hizo cristiana Europa, en el segundo América y África y en el tercer milenio, es decir, en el actual, será Asia. En este continente es donde más gente vive y donde, a pesar de que Corea del Sur y Filipinas cuentan con una mayoría católica, los católicos-cristianos no llegan al cinco por ciento. Esto nos lleva a una pregunta ¿ya facilitamos el camino para que quienes conviven con nosotros se pregunten en algunos momentos por Jesús de Nazaret?.