NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 25 de agosto de 2012

XXI Dom. T.O (Jn 6, 60-69) - Ciclo B: Nadie sube alto cuesta abajo


“Muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron: “Este modo de hablar es duro, ¿quién pude hacerle caso?” Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo: “¿Esto os hace dudar? Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: “¿También vosotros queréis marcharos?” (Jn 6, 60-69)

Todos quisiéramos llegar a la cima. Pero preferimos caminar cuesta abajo.
Todos quisiéramos llegar lejos. Pero preferimos los atajos.
Todos quisiéramos llegar pronto. Pero preferimos caminar sin prisas.
Todos quisiéramos saberlo todo. Pero preferimos estudiar poco.
Todos quisiéramos tener grandes éxitos. Pero preferimos el mínimo esfuerzo.
Sin esfuerzo, nadie logra grandes cosas. Sin riesgo, sólo experimentaremos lo fácil.

Cuesta abajo, nunca se puede subir muy alto. Cuesta abajo, las cimas quedan demasiado altas.
Cuesta abajo, se requiere menos esfuerzos. Pero nunca nos llevan a las alturas.

Las grandes pelambreras, no son señales de grandes ideas.
Los grandes ruidos no son garantía de buena música.
Las grandes contorsiones, no garantizan un buen baile.
Muchas horas de baile, no garantizan una noche feliz.
El griterío, no es señal de decir muchas ideas.
¿O tú crees que sí?

Son muchos los que siguen a Jesús, pero mientras Jesús pone sordina a sus exigencias.
Son muchos los que siguen a Jesús, pero mientras hace de médico y de panadero.
Son muchos los que siguen a Jesús, pero mientras pueden caminar por el llano.
Son muchos los que siguen a Jesús, pero mientras multiplica los panes y los peces y les da de comer.
Pero estos mismos se echan atrás cuando les dice que él mismo será el nuevo pan que tendrán que comer.
Estos mismos se echan atrás cuando les dice que tendrán que comer su propia carne.

Es fácil decir “yo creo”. Hasta que tenemos que testimoniar el credo con nuestra vida.
Es fácil decir “yo quiero ser cristiano”. Pero hasta que mi cristianismo tiene que convertirse en un estilo de vida diferente.
Es fácil comulgar mientras no sea más que sacar la lengua y tomarnos ese pedacito de pan. Lo difícil es cuando luego se nos pide que nosotros mismos seamos ese pan que coman los demás.

Pero Jesús no es de los que ofrece rebajas de temporada.
Jesús no es de los que pone sordina al Evangelio para que le sigan.
Jesús no es de los que quiere discípulos y cristianos a costa de abaratar el Evangelio.

Para los discípulos era fácil seguirle en tanto todo olía a multitudes.
Pero en algún momento también ellos tendrían que definirse.
En algún momento tendrían que enfrentarse con las exigencias de la entrega total.
En algún momento tendría que distanciarse de los que solo buscan lo fácil.
En algún momento tendrían que definirse a sí mismos aceptando el mismo camino de Jesús.
“¿También vosotros queréis marcharos?”
En algún momento también ellos tendrían que decidirse por el sí de los valientes o por la marcha atrás de los cobardes.

Hasta ahora Jesús vive rodeado de multitudes.
Desde ahora estará acompañado de solo Doce.
Y hasta estos están en libertad de abandonarle.
Pero eso no le preocupa a Jesús.
Jesús no mide los éxitos del Evangelio por el aplauso de las muchedumbres.
Jesús mide el éxito del Evangelio por la fidelidad, aunque no sea sino de unos pocos.

¿Será el problema de la Iglesia el fenómeno de los que la abandonan?
¿Será el problema del Sacerdocio el fenómeno de las escasas vocaciones?
¿Será el problema de la Vida Religiosa que ya solo van quedando los viejos?
El verdadero problema de la Iglesia, del sacerdocio, de la Vida Consagrada, no está en el número sino en la calidad de la fidelidad al Evangelio.

Clemente Sobrado C. P.

(Si el mensaje te ha dicho algo, compártelo)