NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 6 de octubre de 2012

LUZ FUNDIDA EN LUZ Y AGUA MEZCLADA CON AGUA

XXVII Domingo del T.O. (Mc 10,2-16)

1.- Lo que el Señor Jesús piensa del divorcio seguida de una subsiguiente unión está bien claro en este evangelio y a eso nos lleva la elevadísima idea que tiene del matrimonio, de la unión del hombre y de la mujer. El matrimonio que Dios ideó es la unión de hombre y mujer de tal forma que ya no sean dos sino un solo ser (una sola carne) de amor. La unión del hombre y de la mujer no es algo corriente y vulgar, es la obra maestra del mejor artista del universo que es el mismo Dios.

Dios mismo no pudo ser un solitario tuvo que ser dos unidos por el amor. Y Dios hizo al hombre, es decir, al hombre y a la mujer –o si queréis al hombre mujer—imagen suya y esa imagen suya se perfecta y total cuando de hombre y mujer se constituye por el matrimonio un solo ser de amor…


Y por eso vosotros, los que os casáis sois los que más verdaderamente realizáis el plan de Dios sobre la humanidad, sois más perfectamente la imagen de Dios uno y trino. Y nosotros los que por otras razones no nos casamos, no somos más que la excepción que confirma la regla.

Esta es la maravillosa idea que el Señor Jesús tiene del matrimonio. Y como en la Trinidad no puede haber separación, ni escisión, tampoco en esa maravilla de amor que es el matrimonio.

2.- Convivir, mal entendido y mal llevado puede ser un infierno y que convivir no es semivivir, coartado el uno por el otro, es multivivir, es multiplicar por dos el vivir, es vivir la vida propia y la del otro. Pero es solo posible cuando hay amor, que no es un afectillo, ni mucho menos un revolcón, amor es algo que implica al hombre y a la mujer enteros.

Amor no son sobras de mi corazón que ofrezco a otros, no es la nata y la guinda del pastel, es el pastel entero, en el amor o se da todo, o no se da nada. Por eso Dios, que es amor, se dio todo por entero, hasta llegar a dar la vida por el amado.

Un amor limitado, controlado, medido, cuadriculado no es amor. En el amor no puede haber tuyo y mío, no puede haber tú y yo. Hay nosotros hasta poder ser considerado como un solo ser de amor.

San Pablo, al final de ese párrafo que tanto molesta a las mujeres, acaba con un comentario sobre que serán dos en una sola carne y dice: “es este un gran misterio y lo refiero a Cristo y a la Iglesia por la que Cristo ha dado su vida, una Iglesia que según San Pablo forma un solo cuerpo con Cristo siendo Él la cabeza y ella el cuerpo. El amor conyugal tiene que llegar a esa identificación y a esa entrega de amor.

3.- Y un amor así no cabe separación, no cabe divorcio, es imposible separar la luz mezclada con la luz y el agua mezclada con el agua. Y cuando se ven tantos matrimonios que se tambalean, se resquebrajan, se rompen, duda uno de si alguna vez fueron como Cristo y su Iglesia, como luz fundida en luz y como agua mezclada con agua.