NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 24 de febrero de 2013

Domingo II de Cuaresma: Llamados a resplandecer

Publicado por Entra y Verás

Soledad, cercanía, paz, quietud en medio del tsunami del día a día. Ahí quieto y escudriñando mi interior, quitando el disfraz a mis manías y el ansía de buscar medallas para mis méritos; donde mis miedos y fortalezas se comparten; donde se es más vulnerable, pero más real; donde toman asiento los nombres que significan tanto para mí; es en ese espacio donde el encuentro es más intenso. Oración, encuentro con Dios y encuentro con los otros para decubrir que soy capaz de tocar lo más hondo de mí, que la palabra no es ruido sino vínculo yla relación es rama sólida que entrelaza mi vida con otras vidas. Estos momentos nos transfiguran, nos cambian la cara, nos hacen resplander, como le sucedió a Jesús.



Es necesario ver antes de nada el contexto en el que se sitúa este pasaje dentro del evangelio de Lucas. Jesús acaba de anunciar su Pasión y de establecer cuáles son las condiciones de su seguimiento. No cabe duda que nos encontramos ante un momento importante, pues Jesús ha escogido a sus discípulos de confianza: Pedro, Santiago y Juan. Una primera conclusión que podemos sacar es la estrecha relación de este pasaje con el tándem bautismo-tentaciones. El domingo pasado pudimos darnos cuenta de cómo Jesús, que había sido proclamado Hijo de Dios en el bautismo, era probado en su condición humana. Hoy Jesús, que acaba de anunciar su Pasión es exaltado con lo cual si en un pasaje se presenta la humillación del exaltado, hoy nos encontramos con el humillado exaltado.

Al igual que en el bautismo encontramos aquí también una intervención del Padre pero en esta ocasión no se dirige a Jesús sino a los discípulos. Al decir “Este es mi Hijo” se está presentando a sí mismo, nos invita a verle reflejado en su rostro, a reconocerlo. Además, Jesús es “el elegido”, el predilecto a quien debemos escuchar pues se convierte en el verdadero portavoz del Padre. El Padre ya no habla por medio de la ley, Moisés; ni por medio de los profetas, Elías, sino por medio de su Hijo, que le dio un nuevo sentido a Ley y los profetas que consiste en sin más en tratar a los demás como queremos que ellos nos traten.

He dejado para el final la reacción de Pedro: Maestro ¡Qué hermoso es estar aquí! pues es una reacción lógica y nada extraña a nosotros: se opta por alargar la felicidad frente a la "tormenta" que está por llegar. Pero Jesús tenía que descender del Tabor camino de Jerusalén y encontrarse con la realidad, con el sufrimiento, con la vida. Nosotros nos encontramos muy bien en nuestra tierra pero tenemos que salir, como Abraham, y fiarnos de Dios. La contemplación debe ir emparejada con la misión sino no sirve de nada. Orar no es huir de la vida sino implicarse, salir de la tierra no es mirar al cielo para evadirse de lo que sucede sino estar más atento a las necesidades, ser más atento y más cercano.

Para llevar el relato a nuestra vida podemos poner el acento en la monotonía de nuestras relaciones interpersonales en las que rara vez nos decimos algo nuevo porque no damos ocasión al otro para que nos escuche. De igual manera pasa con Dios sino somos capaces de orar le dejaremos con unas ganas locas de decirnos algo para que le descubramos tal como es, que descubramos quién es su Hijo. Ese es el verdadero fin de la oración adentrarnos más y más en el conocimiento de Dios, de manera que a nosotros también se nos cambie la cara.

Quizá a lo largo de la Cuaresma busquemos experiencias de transformación interior. No debemos buscar remedios mágicos sino buscar el silencio para salir de nuestra tierra, ponernos en manos de Dios, nuestra luz, nuestra salvación, la defensa de nuestra vida, y ver cómo nuestro rostro también cambia de semblante y manifiesta la realidad de Dios, la verdadera chispa de la vida para los creyentes.

Roberto Sayalero Sanz, agustino recoleto. Colegio San Agustín (Valladolid, España)