NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

viernes, 10 de diciembre de 2010

Liturgia y Contemplación: 3º DOMINGO DE ADVIENTO


Publicado por Cipecar

Lecturas: Isaías 35, 1-6ª.10; Salmo 145, 7-10; Santiago 5,7-10
Evangelio: Mateo 11,2-11

"En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, le mandó a preguntar por medio de sus discípulos:
-«¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?»
Jesús les respondió:
-«Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. ¡Y dichoso el que no se escandalice de mí!»
Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan:
-«¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta? Sí, os digo, y más que profeta; él es de quien está escrito: "Yo envío mi mensajero delante de ti, para que prepare el camino ante ti."
vv. 2-3: Juan, que en la cárcel había oído hablar de las obras de Cristo, envió a sus discípulos a decirle: “¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?”

En la cárcel. Como todo buen profeta que hablaba en nombre del Dios del Decálogo Juan fue apresado porque molestaba al reyezuelo Herodes Antipas y sobre todo a su cuñada Herodías con quien convivía.
“¿Eres tú… o esperamos a otro? Mal 3,1: He aquí que yo envío a mi mensajero a allanar el camino delante de mí, y enseguida vendrá a su Templo el Señor a quien vosotros buscáis; y el Ángel de la alianza, que vosotros deseáis, he aquí que viene, dice Yahveh Sebaot.
Podemos casi escuchar a los discípulos de Juan que muchas décadas después les costaba aceptar a aquel que Juan el Bautista señaló como Mesías.
Es que esperaban un mesianismo más expeditivo y eficaz contra las fuerzas del Mal.
vv. 4-6: Jesús les respondió: «Id y contad a Juan lo que oís y veis: los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Nueva; ¡y dichoso aquel que no halle escándalo en mí!»

Jesús responde con las obras; no hay discursos teológicos para demostrar el tipo de Mesías que es Él.
Siguiendo una línea trazada por Is 35,5-6; 61,1 Jesús se presenta como comprometido con su persona y movimiento a favor de los pobres y necesitados; ha venido a mostrar misericordia y sanar a ciegos, cojos, leprosos, sordos… y a anunciar a los pobres la Buena Nueva.
Jesús defraudó a los que esperaban un Mesías, Grande como hijo de David y Conquistador de todo el mundo a partir de Sión.
¡Dichoso quien no se escandalice de Él y Su misión a favor de los pequeños que nada valían por sus enfermedades y pobreza.
vv. 7-10: Cuando éstos se marchaban, se puso Jesús a hablar de Juan a la gente: “¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Qué salisteis a ver, si no? ¿Un hombre elegantemente vestido? ¡No! Los que visten con elegancia están en los palacios de los reyes. Entonces ¿a qué salisteis? ¿A ver un profeta? Sí, os digo, y más que un profeta. Este es de quien está escrito: He aquí que yo envío mi mensajero delante de ti, que preparará por delante tu camino.

Juan no era una caña agitada por el viento de la conveniencia, sino un profeta recio y un hombre pobremente vestido que no buscaba el halago de los poderosos.
Para Jesús y su Comunidad cristiana era más que profeta.
Juan era el Precursor del Mesías anunciado por el profeta Malaquías.
v. 11: En verdad os digo que no ha surgido entre los nacidos de mujer uno mayor que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es mayor que él.

Juan es el mayor entre los nacidos de mujer.
Es una alabanza impresionante de Jesús y de su Comunidad cristiana.Sin embargo, el más pequeño…
¿Quién ese más pequeño?
Según una interpretación aquí se dice que el menos significativo del Reino de los Cielos de la Comunidad Cristiana es más importante que Juan que pertenece al Antiguo Testamento.

Quizás, más pequeño significa más chico, de menos edad, es decir, Jesús que vino después de Juan pero es mayor que él.

Así vio la Comunidad cristiana que invitaba a los grupos de Juan el Bautista para que aceptaran a Jesús, el Mesías Fracasado y Resucitado, el Señor.
Señor Jesús, gracias porque introdujiste con tu Persona y acciones y palabras la característica indeleble de tu mesianismo del Reino de Gozo y Paz para los pobres y necesitados. Llénanos de tu Espíritu Santo para que no nos despistemos y aceptemos esta Buena Nueva y nos la haga vivir.