NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 25 de diciembre de 2011

Jesús, una estrella en Belén


Publicado por El Blog de X. Pikaza

Queridos amigos:

Mabel y yo os mandamos la Estrella de Belén y con ella os deseamos una Navidad llena de ternura y esperanza, que se alargue y llene todo el Año Nuevo, y que sea Tiempo de Dios.
Lo hacemos con uno de los signos más hermosos (la Estrella de la Gruta de Belén), y con ella os deseamos (opa diegu) Feliz Navidad y Bendito Año Nuevo (Gabon Zoriontxuak eta Urte Berrri on bat).
Desde el hueco de esa Estrella, que el hueco y presencia de Dios en nuestra vida, queremos abrir un espacio, que todos seamos espacio, unos para otros, en un mundo donde muchos tienden (tendemos) a vivir cerrados, opacos, mientras sufren y mueren muchos al otro lado de la puerta de nuestra vida. ¡Felicidades, Zorionak!

Estrella del nacimiento de Jesús:

Os mandamos la Estrella de la gruta del nacimiento
donde, según la tradición, nació Jesús.

Allí le acogió José, le lavó y le cubrió, poniéndole en brazos de su madre.
Y así apareció él, vestido de humanidad gozosa y sufriente,
la Estrella, que era el mismo Niño Dios, Dios hecho Niño,
y guió con su luz a los pastores y a los magos…
y sigue guiando, escondida y humilde, incesante y fuerte,
a todos los hombres y mujeres y mujeres de la tierra, aunque no lo sepan,
y así queremos que os guía a cada uno de vosotros, nuestros amigos.

Nuestra felicitación va con esa humilde Estrella de chapa,
clavada en el mármol viejo del suelo que adorna la pequeña cueva,
donde se dice, según tradición, que nació Jesús, en Belén;
allí estuvimos un día, largo rato, agachados, humildes,
dejando que el Misterio nos llenara, en oración gozosa.

Por eso os la mandamos hoy como recuerdo.

Una Palabra en la Estrella: Aquí nace

En el círculo interior, por debajo de las catorce punta,
hay un texto grabado en la plata gasta,
apenas visible por el paso de los siglos
y las gentes que lo toca con la mano, diciendo:

Hic de Virgine Maria Jesus Christus natus est,
Aquí nació Jesucristo de la Virgen María.

Esta palabra (hic, aquí) se refiere a cada uno de nosotros,
porque el Cristo verdadero de la Navidad sigue naciendo
en cada uno de nosotros, pues somos Luz de Dios,
Estrella Divina, millones de estrellas, hombre y mujeres,
en la inmensa, infinita Galaxia de la Humanidad,
Vía Láctea, camino de “leche materna” en la noche de Belén,
para nacer, para crecer, para vivir

Hueco de Vida en Belén, presencia de Dios

En el centro de la Estrella queda un Hueco, un vacío circular,
que es el signo y presencia de Dios en nuestra/vuestra vida.
En el Hueco de Dios hemos nacido, en el Hueco que Dios abre,
como seno de madre y regazo de amor,
crecemos acunados por la vida que crece, que busca, que asciende,
siempre en movimiento, siempre quieta en el amor.

Éste es el Hueco del que brota la Vida para los enfermos y tristes:
Con una Herida de Amor nacemos, es la Herida de Dios,
abierta, en carne viva, para que en ella seamos y crezcamos,
aunque es de noche, como decía Juan de la Cruz.

Es el Hueco donde el Dios de Jesús recoge a los que mueren,
acunándoles en su Vida Infinita, porque Belén es ya Pascua,
es paso de de Dios en nuestro mundo teñido mil veces de negro de muerte.
Por eso, con la Estrella enviamos el recuerdo y presencia
de la Vida de Dios a los amigos muertos en la Luz escondida de Dios.

Con ese huevo en la Estrella queremos felicitar a todos,
incluso a los no cristianos, a los no creyentes,
porque todos nacemos con un hueco de amor, como Jesús,
en el centro de la estrella de cada vida humana,
que es un signo, una cifra de Dios en la noche,
como supieron Sara y Abrahám, los patriarcas antiguos.

Hueco de ausencia,injusticia, lágrimas y muerte

No hemos querido mandaros ninguna otra Señal,
ningún Belén con figuras de animales, caballos, pesebres…
ni siquiera una imagen de Jesús, con José y María.
Sólo un hueco, una herida de amor que el amor ha de curar.

En ese Hueco de Amor incomprensible se esconden mil enigmas:
Algunos ven ahí el Agujero Negro donde parece acabar toda vida,
como estrellas y galaxias que desaparecen en la pura noche negra.
Pero, otros, mirando más cerca, ven en ese Hueco
el Gran Dolor de una humanidad que parece “estrellarse” sin fin
en el hambre y la guerra, la opresión y la mentira:

Es el hueco de los millones de hambrientos del mundo,
de los niños sin hogar donde crecer en amor,
de los hombres y mujeres sin casa, ni trabajo
en los submundos donde no parece brillar ninguna Estrella.

Es el hueco que parece abrirse en mismo mundo antes rico,
en medio de Occidente, envuelto en crisis financiera:
con millones de nuevos parados, que no celebrarán la navidad;
con millones de familias que no pueden pagar la hipoteca de su casa…
mientras las grandes financieras encienden sus falsas Estrellas de Navidad.

Desde esa Navidad de Muerte, en el Hueco de la estrella Belén,
donde Jesús no tuvo una casas que le acogiera,
de nuevo en las raíces de la vida, a la intemperie, entre animales…
queremos enviar a todos una palabra de solidaridad y de esperanza,
con el compromiso de lograr que en los próximos años
pueda haber mejor Navidad.

Sea como fuera, a todos, hijos e hijas del Dios que nace Niño,
deseamos en esta Navidad que el Dios del Amor
colme y llene su hueco y les ofrezca
(les ofrezcamos, nos ofrezcamos unos a otros)
una palabra y un gesto de vida, en esperanza.

Una Estrella que es rueda de catorce puntas

La Estrella tiene, si os fijáis bien, Catorce Puntas,
no seis, como la de David, hecha de esperanza mesiánica,
ni de cinco o cuatro, como la musulmana o la cristiana posterior,
estrellas benditas para miles y millones de creyentes,
que de un modo o de otro creen (creemos) en la Presencia,
que es Dios y su Palabra en medio de nosotros.

Catorce, y nos diréis ¿Por qué?
Porque el artista-obrero que la hizo así lo quiso, y le salieron ésas.
Y porque es la estrella total, que abarca en su misterio a Dios y a los hombres:
Siete picos o puntas son de Dios, el Infinito, como sabe la Biblia judía y cristiana.
Otras siete puntas o picos son la humanidad, es Jesús, Hijo del Hombre.

Así nace Jesús como Estrella de catorce puntas, círculo total,
hombre y Dios unidos para siempre en la gruta de Belén,
en el centro de una tierra amenaza de mil guerras,
pero llena desde ahora de Gracia.

Por eso, antes de la misma Cruz está la Estrella,
en la Noche de Belén, llenando todas las galaxias,
como signo de la unión, para siempre, de Dios y de los hombres.

Ésa es la estrella, hecha rueda, para abrir en la noche un camino,
la Vía de Dios, por la que avanzamos con Jesús,
en las sendas de una Vida que está llena de Dios, en la noche.

Última palabra

Esto os deseamos:
la esperanza de Jesús, con María y José
(no el seis-seis-seis de una humanidad que corre el riesgo de perderse
como sabe y dice el Apcalipsis de Juan, capítulo trece).

El Siete de Dios, unido al siete de la Nueva Humanidad
que nace en Jesús, el Niño de la Estrella de Belén,
que es hoy signo de Vida y de Dios para el mundo entero.

Que el Hueco de Dios en la noche se haga rueda de amor,
y que avance, avancemos en la senda de una Vida
abierta a Dios, es decir, a la esperanza,
este bendito 2012, que empezará muy pronto,
con sus millones de parados, hambrientos, heridos y muertos.

Que para todos abra Dios y abramos nosotros
un lugar en el hueco y rueda de la Estrella de la Vida.

A todos, de nuevo, con nuestro amor más grande:

Zorionak / Felicidades