NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 24 de diciembre de 2011

Navidad del Señor (Juan 1, 1-18) - Ciclo B (Misa del Día): ESE NIÑO ES DIOS, ES NUESTRO DIOS



1.- Estamos acostumbrados a hablar del Dios misericordioso, lleno de misericordia hacia nosotros, pero le damos un sentido del Dios perdonador, que nos aleja de Dios más que nos acerca.
En realidad, el término hebreo Rahamin de donde se deriva esa misericordia, significa entraña, amor que nace de la misma entraña de una persona, como el amor de la madre en que ha formado a su propio hijo. Esa misericordia es más bien cariño, ternura, amor entrañable. Sentido que acerca muchísimo al Dios omnipotente y perdonador a nosotros. El Señor nos quiere con entrañable ternura.

Por eso tuvo el Señor que hacerse uno de nosotros apareciendo como niño, porque que cosa más entrañable y tierna que un niño. El Señor pudo aparecer en este mundo como hombre adulto, como aparece en todas las teofanías paganas, pero así nunca hubiera podido decirnos nuestro Dios que nos quería con cariño y ternura.

2.- Pero ese Niño es escándalo para los intelectuales: los antiguos como Marción, de los primeros siglos, que gritaba: “Quitadme esos pañales vergonzosos y ese pesebre indigno del Dios que adoro. Y de los modernos hay muchos, algunos parecen marcianos, caídos de Marte… Pero, en fin. Se suele hablar del escándalo de la cruz, pero habría que hablar también del escándalo del pesebre de Belén. Porque aún creyendo en Dios, que ya es mucho para nuestros intelectuales, tener que creer en un Niño, es poco serio. Es como sentir en sus poderosos intelectos la bofetada de la humillación.

Porque Dios es todopoderoso y ese Niño esta todo desvalido. Dios es la inteligencia, y ese Niño no sable hablar. Ese Dios iba a ser el camino, y ese Bebé no sabe andar. Dios es omnisciente y el Niño Dios apenas sabe buscar el pecho de su Madre que lo alimenta. El creador del sol y se moría de frío, había cubierto con flores y hierbas los campos y Él nacía desnudo.

3.- Mientras el Niño Dios dormía arropado y tranquilo en los brazos de María, el mundo de los grandes, de los intelectuales, de los conquistadores seguía su camino. En Roma algún Cresso contaba los sestercios de sus arcas. En las Galias algún general romano mostraba con crueldad que la espada terrorista es la única fuerza y en Alejandría un intelectual agnóstico daba los últimos toques a la piedra filosofal que nunca llegó a existir.

Y el Niño Dios dormido en los brazos de María estaba predicando calladito, que la única fuerza que hay entre los hombres es la del amor, que ni riquezas, ni armas, ni inteligencia valen nada sino están regadas por el amor, que el que quiera ser el primero se haga esclavo de los hermanos, que Dios Niño ha venido a echar arena en los ojos de los grandes y entendidos de este mundo: “Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos de este mundo y se las has revelado a los humildes y sencillos”. “Si no os hicierais como niños…

Ese Niño es Dios, es nuestro Dios, el único que no nos humilla con su grandeza, sino nos hace grandes con su pequeñez. Desde que Dios se ha hecho hombre, ser hombre es la cosa más grande que se puede ser.