NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

lunes, 27 de febrero de 2012

Un tiempo


El libro del Eclesiastés en el capítulo 3 recoge ese texto tan conocido que va desgranando el paso del tiempo, y nos dice como en la vida de cualquier persona hay un tiempo para cada cosa, desde el nacimiento hasta la muerte, acontecimientos y situaciones que en cierto modo se van dando uno a continuación del otro aunque puedan parecer contrapuestos.

Un tiempo que presenta a la vez facetas repetidas y nuevas y que se van sucediendo a lo largo de los días y los años, pero que en cada momento nos va presentando cual es la voluntad de Dios para cada uno y cómo esta voluntad afecta el propio entorno.

Nos movemos siempre entre un tiempo determinado y concreto, en un ambiente específico en el que nacemos y crecemos, y con variaciones causadas por la misma diversidad de las situaciones. Todo se repite, pero nada es igual, todo es distinto, pero todo es lo mismo. Pero debemos intentar vivir cada instante con el pleno convencimiento de que ahí mismo se manifiesta el querer de Dios.

El libro del Eclesiastés nos hace una invitación a vivir todo en plenitud para ir avanzando de día a día con la conciencia serena buscando, por encima de todo el vivir de acuerdo con el plan de Dios.
El momento concreto que llena nuestro pequeño día nos presenta a veces dificultades, porque no llegamos a descubrir toda la riqueza que contiene cada instante de nuestro breve presente, desaprovechamos situaciones, no profundizamos quizás suficientemente en cuanto se nos ofrece, y nos cuesta gozar del regalo de Dios en cada instante.

A veces estamos quizás demasiado atentos a un futuro lejano que deseamos pero que no podemos poseer o nos atamos a un pasado que ya no volverá a ser. Vivir el presente con ilusión y alegría es un regalo que el Señor nos hace y que debemos intentar aprovechar plenamente.

Texto: Hna. Carmen Solé.
Publicado por Mi Vocación