NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 16 de febrero de 2012

VII Domingo del T.O - Ciclo B (Mc 2,1-12): ¿Quién nos llevará hasta Jesús?


Por P. Félix Jiménez Tutor, escolapio

Un día un niño estaba intentando levantar una piedra muy grande y no podía ni siquiera moverla. Su padre le estaba observando y al cabo de un rato le preguntó: ¿estás usando todas tus fuerzas? Y el niño, un poco molesto, le contestó: claro que sí.

No, no estás le dijo el padre porque no me has pedido ayuda.

Pedir ayuda. El niño intentaba levantar la piedra él solito y no podía. Pero ahí estaba su padre que sí le podía ayudar.

Pedir ayuda. Nosotros intentamos levantar muchas piedras solos y no podemos. Muchas veces nos resignamos y decimos que siga la piedra ahí, la piedra de la droga, del botellón, de los emigrantes, de los fracasados... No pedimos ayuda.

Pedir ayuda. Nosotros intentamos buscar solos el camino de la felicidad y no pedimos ayuda.

Nosotros, los paralíticos, los paralizados por el pecado, la pereza, la cobardía, la falta de ilusión, las malas compañías...

Necesitamos pedir ayuda. ¿A quién?

El evangelio de hoy es para nosotros una gran lección. Es el milagro de la ayuda de los hermanos, el milagro de cómo curar la parálisis.

"Le trajeron un paralítico; cuatro hombres lo llevaban en su camilla. Como no podían acercarlo a Jesús a causa de la multitud, abrieron el techo y por ahí bajaron al enfermo en su camilla".

El paralítico no podía hacer nada solo. Los paralíticos no podemos hacer nada solos. Pero aquel tenía cuatro hermanos, cuatro amigos, cuatro hombres dispuestos a superar todos los obstáculos.

¿Sin la ayuda de esos cuatro hombres se habría marchado a casa perdonado y sanado?

Jesús podría haber usado el mando, el control remoto, y haberlo curado y perdonado a distancia. Pero quiso tenerlo cerca, mirarle a los ojos, tocarle como al leproso y hablarle cara a cara. Jesús quiere cercanía y presencia para que el poder de Dios actúe. Y esto fue posible mediante la ayuda de esos cuatro hombres anónimos.

En el evangelio siempre hay alguien que acerca a los paralíticos a Jesús.

Esta es la primera lección, hermanos, el paralítico sin la ayuda de los hermanos no era nada, no podía nada.

Nosotros, no sólo en las cosas humanas, también en las cosas de Dios necesitamos la ayuda de los hermanos.

¿Quién nos llevará hasta Jesús?

La iglesia, la comunidad de los creyentes.

Cuando yo soy débil tengo que apoyarme en la fortaleza de mis hermanos.

Cuando yo no tengo ganas de orar tengo que refugiarme en la oración de mis hermanos.

Cuando yo estoy en pecado, tengo que refugiarme en la gracia y la fidelidad de mis hermanos.

Cuando yo tengo hambre de Dios, tengo que pedir la comida de la palabra y la eucaristía a mis hermanos, a mi iglesia.

Cuando yo no encuentro mi camino hacia Jesús, tengo hermanos a quien preguntar.

Dios sana a los paralíticos con la ayuda de los hermanos.

A veces nosotros queremos llegar hasta Jesús sin intermediarios. Pero ese no es el camino normal. Todos necesitamos a los hermanos y a su iglesia para encontrarnos con Jesús cara a cara.

Su Caja, su Banco, fantástico mediador entre usted y sus facturas. ¿Qué sería de los millones de pobres emigrantes si no existiera Western Union?

¿Quién nos llevará hasta Jesús? La iglesia, la comunidad de los creyentes.

¿Para qué queremos ir a Jesús? Para ser liberados de la culpa del pecado. La gran cadena que nos impide nacer a la nueva creación es el pecado.

Jesús, el blasfemo, lo primero que ofrece al paralítico es el perdón que se experimenta "dentro", en lo profundo del ser, ahí está la verdadera sanación.

El perdón es reconocer que el hombre es completo y total cuando la brecha abierta por el pecado ha sido sanada por Dios.