NO DEJES DE VISITAR
GIF animations generator gifup.com www.misionerosencamino.blogspot.com
El Blog donde encontrarás abundante material de formación, dinámicas, catequesis, charlas, videos, música y variados recursos litúrgicos y pastorales para la actividad de los grupos misioneros.
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 18 de agosto de 2013

FUEGO, ANGUSTIA, CONFLICTO

Fuego, angustia, división... El lector del evangelio suele encontrar dificultades ante este texto, hasta el punto de no resultarle fácil "encajarlo" en el conjunto del evangelio. Eso ha hecho también que hayan surgido interpretaciones muy variadas.
Empecemos por la imagen del fuego. En el apócrifo Evangelio de Tomas, encontramos dos textos similares: "He echado fuego sobre el mundo y lo estoy manteniendo hasta que arda" (EvT 49); y "El que está cerca de mí está cerca del fuego; el que está lejos de mí está lejos del Reino" (EvT 82).
A tenor de estos textos, parece adecuado ver el fuego como una metáfora del Reino. A eso mismo apuntaría la frase del evangelio de Lucas, al subrayar el deseo manifiesto de Jesús de que estuviera ya ardiendo.
Si tenemos en cuenta que la pasión por el Reino constituyó el eje de la vida y de la misión del maestro de Nazaret, todavía se hace más patente ese significado. Jesús expresa su anhelo intenso de que el Reino se haga presente en la realidad del mundo.
El fuego da calor, ilumina y purifica. Y eso mismo puede aplicarse al Reino. El frío, la oscuridad y la confusión caracterizan la existencia que se ha reducido al ego. Desconectada de quien realmente es, la persona que vive identificada con su ego, no puede sino verse envuelta en la aridez, la ignorancia y el temor. Su primera necesidad –si queremos expresarla con esa imagen- es la de acercarse al fuego, que pondrá luz en su vida, certeza en su percepción y limpieza en sus actitudes y comportamientos.



Luz, certeza y limpieza que únicamente vienen de la verdad de lo que es, Eso que constituye el núcleo último de todo lo real y, por tanto, nuestra identidad más profunda. Eso es lo que Jesús nombraba como "Reino de Dios".

¿No sentimos también nosotros, en nuestro interior, un anhelo de que el "fuego" se manifieste, nos tome y se expanda? La clave consiste en percibir que nuestra identidad es ya ese mismo "fuego" y que el secreto de la vida –que nos hace salir de la ignorancia y despertar- no es otro que el de reconocernos y vivirnos desde él.

La frase que alude a la angustia ante el bautismo, a juicio de la mayor parte de los exegetas, no provendría del propio Jesús, sino que se trataría, más bien, de una lectura retrospectiva realizada por la primera comunidad. Es decir, una vez ocurrida la ejecución de Jesús, los discípulos la leen como un "bautismo de sangre", y atribuyen a Jesús un sentimiento de angustia ante ella.

Un sentido similar es el que tiene la pregunta que se pone en boca de Jesús, dirigiéndose a los hijos del Zebedeo, cuando le piden sentarse a su lado: "No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber o ser bautizados con el bautismo con que yo he de ser bautizado?" (Mc 10,38-39).

Tanto el "cáliz" (trago) como el "bautismo" se refieren, indudablemente, a la muerte. Pero el texto no se remitiría a Jesús, sino a la interpretación que la comunidad hizo de su muerte.

Y el tercer tema es el de la división. ¿No se había anunciado el nacimiento de Jesús –precisamente en este mismo evangelio de Lucas- como "paz a los hombres" (Lc 2,14)? ¿Qué significa que Jesús se presente como fuente, no de paz, sino de división?

No es difícil suponer que, tras estas palabras, se encuentre la experiencia de la propia comunidad que contaría con personas a quienes su adhesión al nuevo grupo les habría supuesto tener que cortar con su propia familia, o incluso ser perseguidos por ella. Así aparece en otros textos del evangelio. Podría tratarse, por tanto, de una nueva lectura retrospectiva: la comunidad que ve cómo la nueva fe divide la realidad familiar –tan importante en aquella cultura- pone en boca de Jesús unas palabras que, en cierto sentido, "predicen" lo que habría de suceder más tarde.

Pero hay algún dato más. Por un lado, si bien es cierto que Lucas muestra el nacimiento de Jesús como "buena noticia de paz", no lo es menos que, en el relato de la presentación de Jesús niño al templo, le hace decir a Simeón: "Este niño será signo de contradicción, y a ti misma [su madre] una espada te atravesará el corazón" (Lc 2,34). Por otro, existía una tradición profética y apocalíptica en Israel que veía en la ruptura de las relaciones familiares un signo de las tribulaciones de los últimos días, que anunciaban ya el "mundo nuevo".

En conclusión: al poner en boca de Jesús estas palabras, el autor, a la vez que deja constancia de un hecho sufrido en su comunidad –divisiones y persecuciones-, alienta la esperanza de que se halla próxima la liberación definitiva.

En nuestro "lenguaje": la paz profunda que somos no elimina el conflicto ni la división, como tampoco el dolor –todo ello forma parte del lote de la existencia tal como la conocemos-, pero nos mantiene ecuánimes en la Certeza de Lo que es.



Enrique Martínez Lozano

www.enriquemartinezlozano.com